La función Always On es una de las novedades que Samsung estrenó el pasado mes de febrero con el lanzamiento de los Samsung Galaxy S7 y Samsung Galaxy S7 edge. Se trata de una herramienta pensada para que podamos consultar información de interés sólo con mirar la pantalla, incluso cuando el móvil está en modo reposo. La opción más básica de Always On es mostrarnos la fecha y la hora, pero también sirve para que tengamos controladas las notificaciones recibidas o llamadas perdidas de un sólo vistazo. Además, se puede personalizar con dibujos, calendarios y relojes especiales que le dan un toque distinto. Ya vimos cómo configurar Always On en los nuevos Galaxy S7, pero ahora Samsung nos ofrece más información acerca de su funcionamiento.

Samsung ha publicado una entrada en su blog oficial para contar un poco más en profundidad cómo funciona esto de Always On, una de las nuevas características que estrenaron con los Samsung Galaxy S7 y S7 edge. La compañía asegura que empezaron a trabajar en Always On hace tres años, pero no ha sido hasta ahora cuando han conseguido una solución eficiente desde el punto de vista del consumo energético. Esta función responde a la necesidad de consultar información en el móvil, un gesto que hacemos de forma compulsiva en algunos casos. De esta forma, los usuarios pueden estar al tanto de las alertas recibidas y otros datos de interés solamente con mirar el teléfono, aunque esté en modo reposo.

Esta es la teoría, pero la práctica no resultó tan sencilla. Como decíamos, el consumo de batería supone un problema ya que la pantalla está siempre encendida. La tecnología Super AMOLED ayuda ya que cuando los píxeles están en negro, éstos se apagan totalmente a diferencia de las pantallas LCD tradicionales. Sin embargo, aunque la pantalla ahorra energía, el Driver del panel y el procesador siguen consumiendo batería, y este ha sido el reto para Samsung. La marca surcoreana ha conseguido reducir el consumo en modo reposo hasta una quinta parte. Además, aseguran que Always On consume la mitad de energía que el reloj nocturno de los S6 lanzados el año pasado. Por  si fuera poco, también han mejorado el algoritmo de Smart Power Saving para conseguir estirar la autonomía lo máximo posible.

La pantalla Always On de los Galaxy S7 consume más o menos energía en función de la cantidad de información que queramos que muestre. El modo básico en el que aparecen el reloj y la fecha sólo reproduce ocho colores, por lo que consume menos que si añadimos alguna ilustración, ya que sube a 16 millones de colores. Además de los colores, también se ha reducido la tasa de refresco al mínimo, de forma que la imagen mantiene una buena calidad pero sin comprometer la batería.

Always On se apaga automáticamente cuando no podemos ver la pantalla, por ejemplo si el móvil está bocabajo o lo llevamos en el bolso. Lo hace a través del sensor de proximidad, la luz RGB y el acelerómetro. Estos mismos sensores son lo que se encargan de ajustar el nivel de brillo según las condiciones de luz. Además, cuando la batería alcanza al 5%, Always On deja de funcionar.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...