Una de las muchas leyendas urbanas que corren por el mundo versa sobre el consumo de los electrodomésticos cuando están enchufados a la red aunque no estén utilizándose. Por si aun no te lo crees, esa lucecita roja del modo stand-by consume. Y dependiendo del aparato en cuestión, mucho.

Que te quede claro: todo lo que está enchufado en la red, esté en funcionamiento o no, consume watios. En este listado editado por Emcali te quedará claro quiénes son los mayores consumidores de energía.

Como podemos ver, la relación entre consumo encendido y consumo apagado no siempre es directa. Un scanner consume una tercera parte enchufado en modo stand-by con respecto a su funcionamiento. Apenas diez watios la hora a pleno rendimiento, mientas que apagado y conectado a la corriente se planta en en los dos watios y medio. Es decir, con solo un día conectado a la corriente consumirá tanto como un ordenador trabajando una hora.

El ordenador de sobremesa tiene unos estándares de consumo relativamente bajos. En torno a los 74 watios. Enchufado a la red está en unos valores muy similares a los del scanner.

Como podemos ver en el gráfico no hay quien se salve de consumir energía. Hasta el pírrico cargador del teléfono móvil establece un consumo de energía cuando lo dejamos conectado a la red. Poco más de medio watio consume a la hora.

El microondas es otro de nuestros grandes enemigos a la hora de intentar ahorrar energía en el entorno doméstico. A sus descabellados 1.200 watios cuando calentamos nuestra comida, tenemos que añadirle 3 watios por cada hora que está conectado a la red. Casi 70 watios al día para un electrodoméstico que solemos dejar enchufado las 24 horas del día.

El monitor del ordenador también ofrece una relación digna de mención. A sus escuetos 65 watios a la hora a pleno rendimiento (diez menos que la torre del ordenador) hay que señalarle 12 watios en modo reposo. Dejar el ordenador conectado a la red con el piloto rojo puede suponer un consumo de 300 watios al día aun teniéndolo apagado. Casi como una hora calentándonos con la estufa eléctrica. Una regleta con botón de encendido puede ser un gran aliado para ahorrarnos unos cuantos euros a final de mes

 

La televisión, otro de esos aparatos que solemos dejar durante todo el día con la luz roja encendida se “come” poco más de un watio a la hora (aquí varía bastante en función del modelo y de la categoría energética). Más o menos lo mismo que el DVD, otro compañero de regleta que se lleva más de un watio y medio a la hora. Entre ambos, unos 75 watios al día estando apagados. De nuevo un botón de apagado puede ayudar a bajar unos cuantos euros la factura mensual.

Otros aparatos del hogar como monitores LCD o el equipo de música se mantiene en valores muy similares a los anteriores.

En una suma rápida, en su solo día podemos gastar innecesariamente unos 744 watios, lo que implica un gasto aproximado al día de unos quince céntimos. Unos 5 euros al mes, 60 euros al año.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.