La desfragmentación es una de las tareas más típicas, que debíamos realizar de forma periódica con el disco duro de nuestro ordenador, para mantener un funcionamiento adecuado del equipo. En este artículo te explicamos por qué no debes desfragmentar la unidad SSD de tu PC, ya sea un equipo de sobremesa o un portátil.

Cómo funcionan los SSD y su diferencia con los discos duros

Los SSD son dispositivos de almacenamiento masivo de información, que están formados por un tipo de memoria conocida como memoria NAND flash no volátil. Esto significa que la información se almacena en diversos chips, y no se pierde cuando se corta el suministro eléctrico, algo que sí ocurre con otros tipos de memoria como la RAM.

El funcionamiento de los SSD es totalmente diferente de los discos duros mecánicos tradicionales, ya que estos últimos guardan la información en unos platos magnéticos, que giran a gran velocidad mientras un cabezal de lectura y escritura se mueve sobre ellos.

La fragmentación de una unidad de almacenamiento se produce cuando las diversas “partes” que forman un determinado archivo no están guardadas de forma contigua en la unidad, sino que están separadas.

En el caso de los discos duros mecánicos tradicionales, la fragmentación hace que el cabezal tenga que moverse mucho más para encontrar todos los datos que necesita, lo que repercute negativamente en su velocidad de funcionamiento.

La fragmentación reduce la velocidad de un disco duro mecánico.

En cambio, los SSD no están formados por partes mecánicas, sino que todo su funcionamiento es electrónico. Esto significa que no existe ningún cabezal que deba moverse para buscar la información, por lo que la velocidad de funcionamiento de estas unidades no se ve afectada por la fragmentación.

¿Es necesario desfragmentar un dispositivo SSD?

Ya hemos mencionado antes que en las unidades SSD, la fragmentación de la información no afecta la velocidad de funcionamiento de estos dispositivos.

Otra característica de los SSD que debemos tener en cuenta, es que los chips de memoria NAND Flash soportan un número de ciclos de lectura y escritura limitados antes de estropearse. Esto significa que la cantidad de información que podemos escribir en una unidad SSD antes de que se estropee es limitado.

El proceso de desfragmentación de unidad de almacenamiento, ya sea un disco duro mecánico tradicional o un SSD, funcionario organizando la información que se encuentra almacenada en dicha unidad. Esto inevitablemente causa la escritura de una gran cantidad de datos en dicha unidad.

¿Qué significa esto último? Que si decidimos desfragmentar una unidad SSD comer estaremos escribiendo una gran cantidad de datos en ella, desgastando sus chips de memoria NAND Flash y reduciendo su vida útil. A todo ello se suma que con el proceso de desfragmentación no obtendremos ningún beneficio, ya que no mejoraremos la velocidad de funcionamiento de estas unidades.

¿Cómo se optimiza un dispositivo SSD?

Todos los sistemas operativos actuales, incluyendo por supuesto las versiones más recientes de Linux, MacOS, e incluso Windows 10, están perfectamente adaptados para trabajar con unidades de almacenamiento SSD.

Estos sistemas operativos son capaces de detectar automáticamente una unidad SSD cuando la conectamos a nuestro equipo, y con ello se encargarán de realizar automáticamente las tareas de mantenimiento necesarias para garantizar el correcto y óptimo funcionamiento de este tipo de dispositivos.

Estas tareas también se encargarán de maximizar la durabilidad de nuestras unidades SSD, por lo que no tendremos que preocuparnos de que se desgasten prematuramente.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...