¿A quién no le fastidia quedarse sin batería en el momento más inoportuno? En esas frustrantes situaciones, llevar encima un accesorio como el SC-10 de Powersafer puede sacar de un aprieto a más de uno. Se trata de uno de esos prácticos cargadores ecológicos de bolsillo, que sólo necesita pasarse unas horas al sol para volver a darle vida a nuestros gadgets.

El dispositivo tiene un aspecto similar al de un móvil de tipo concha. Pero al abrirlo lo que encontramos son un par de paneles fotovoltaicos en miniatura, encargados de captar la energía procedente de la luz solar. Con unas cuantas horas de exposición (el fabricante no indica cuántas) obtendremos carga suficiente para proporcionar a nuestro teléfono media hora de conversación adicional. Y no sólo puede alimentar a terminales telefónicos.

El SC-10 incluye una gran cantidad de adaptadores compatibles con multitud de aparatos electrónicos de poca envergadura, como el reproductor MP3 o el lector de libros electrónicos. Tampoco hay que preocuparse si el día está nublado o se avecina lluvia. Para esas situaciones poco soleadas incluye un adaptador a la corriente eléctrica y otro para el mechero del coche como alternativas.

Y no debería pasarse por alto su peso liviano de sólo 88 gramos. Ni lo elemental de su manejo, porque sólo dispone de un interruptor con dos posiciones (lo has adivinado: encendido y apagado). A falta de que Powersafer facilite más información sobre los tiempos de carga y su capacidad real, este SC-10 está ya a la venta a un precio de 50 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...