Fujitsu-Siemens apuesta por la informática educativa para niños. Y lo hace combinando un ordenador portátil pequeño y de pantalla táctil (Fujitsu-Siemens Lifebook T1010) con un sistema operativo que permita a los padres controlar las actividades del niño o la niña delante de la pantalla. Una idea interesante y con sus puntos fuertes, aunque quizás no se haya elegido el modelo de ordenador más adecuado para esta combinación.

Mejor vayamos por partes. El citado Lifebook T1010 no es un portátil convencional, sino un Tablet PC. Es decir, lleva una pantalla táctil y giratoria, pensada sober todo para poder escribir y dibujar sobre ella a mano con la ayuda de un stylus o lápiz óptico. Algo así como el mal llamado ordenador de los cien dólares de Negroponte, con la diferencia de que tiene muchos puntos en común con los portátiles ultraligeros de uso profesional.


Con esto queremos decir que lleva un equipamiento similar al que podemos encontrar en muchos portátiles convencionales, pero con unas medidas más manejables. La pantalla es de 13,3 pulgadas (1280 x 800 píxeles) y el equipo pesa 2,3 kilos y tiene unas dimensiones de 319 x 244 x 39 mm. Es decir, si no fuese por el software infantil que trae y por la peculiaridad de su pantalla, podría entrar en la categoría de los portátiles ultraligeros para el profesional.

Esto último se confirma al observar su equipamiento. Para empezar, puede llevar un procesador de ultimísima generación, a elegir entre dos de los modelos de la nueva familia Centrino 2 de Intel: un Intel Core 2 Duo P8400 a 2,26 GHz o un P8600 a 2,4 GHz (también puede optarse por un procesador de bajo coste Intel Celeron M585 a 2,16 GHz). Se ofrecer con un máximo de 4 GB de memoria RAM y un disco duro a elegir entre capacidades de 120, 160 ó 320 GB.

Como vemos, se trata de opciones bastante habituales en portátiles para mayores. La tarjeta gráfica es una Intel GMA 4500M HD, también muy habitual en modelos no pensados para tareas gráficas exigentes. Por el resto, encontramos prestaciones muy habituales, como una cámara web integrada en la parte superior del marco, y en las conexiones sin cables tenemos WI-Fi, Bluetooth y un módulo 3G integrado, para conectarse a Inernet por la red telefónica.
Eso en la parte del hardware. En el software, como decíamos al principio, encontramos el sistema operativo Magic Desktop, que tiene una interfaz desenfadada y con muchos toques infantiles, pues está dirigido a un usuario de entre dos y diez años. Además de esto, incluye el habitual control parental para conocer las páginas de Internet que visita el niño, y bloquear algunas si el padre así lo desea. Además, incluye lo que Fujitsu-Siemens denomina una “niñera virtual”, un programa que bloquea el acceso a juegos y aplicaciones de dibujo hasta que el niño no haya acabado con sus tareas, previamente establecidas por los padres.

Como vemos, el software tiene unas funciones claramente educativas y dirigidas al público infantil. Y esto contrasta con el hecho de incluir un procesador de última generación, un módulo de conexión 3G y, todo, a un precio de 1.300 euros

Cierto es que el ultraportátil de la firma, el Fujitsu-Siemens Amilo Mini UI 3520, no tiene pantalla táctil para las aplicaciones de dibujo. Pero hubiese sido mucho mejor usar este pequenín con el sistema operativo Magic Desktop y añadirle un bolígrafo electrónico como el Mobile NoteTaker. Más que nada porque el precio no se ajusta a lo que un padre gastaría para un niño tan pequeño.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp