Ahora se ve, ahora no se ve. A pesar de que el diseño de los televisores ha mejorado y mucho en los últimos años, basta mirar ejemplos como el Loewe Connect, todavía hay quien prefiere no verlos cuando están apagados. Para esos casos, existen empresas como la estadounidense Lift It que crean soluciones sofisticadas de quita y pon.

Sin ir más lejos, este modelo FLP-310 ofrece un mecanismo para quienes quieren ocultar su televisor mientras no lo usan. De esta manera se consiguen espacios despejados, ya que el soporte ascensor guarda el televisor en el techo.

Esta original solución sólo sirve, evidentemente con pantallas de plasma, LCD u OLED, pero nunca con una de tubo y admite tamaños desde 42 a 55 pulgadas. Como mucho aguanta un peso de 54,4 kilos.

El ascensor está pensado para cualquier entorno, ya sea en una sala de reuniones, un salón o incluso una cocina. Pero puede ser especialmente útil en lugares donde el espacio es un problema, como en las embarcaciones. Con esta solución se aprovecha un espacio muerto y se adquieren comodidades. El FLP-310 tiene un mando a distancia, de manera que la pantalla aparece en cuanto se enciende y vuelve a recogerse al ser apagada.

Este ascensor también permite que la pantalla gire ciento diez grados para que pueda verse desde cualquier posición de la habitación. En cuanto a su apariencia, el ascensor, cuando oculta la tele, apenas se identifica si está decorado de la misma manera que el resto del techo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.