No son pocas las bases para iPod que hemos visto hasta el momento. Aun así, es cierto que no habíamos encontrado ninguna como la iPort IW-2 Series, una gama de docks para iPod que se instalan en la pared como si se tratara de un cajetín de enchufe más. La fabricación ha corrido a cargo de la compañía californiana iPort, cuya principal dedicación es la de crear bases para iPod competentes. La IW-2 Series es una colección compuesta por los tres modelos IW-20, IW-21 y IW-22, básicamente diferenciados por la cantidad de prestaciones que llevan a cuestas.


El funcionamiento es sencillo. Una vez instalada la base en nuestra pared preferida del salón, habrá que colocar el iPod en el dock. Según indica la propia iPort, la IW-2 Series es compatible con la mayoría de reproductores de Apple, incluyendo el iPod Touch. A continuación habrá que conectar la base con los sistemas de sonido que tengamos instalados en la habitación, de manera que pueda reproducirse a través del equipo de música o del televisor, por citar dos aparatos manidos. Todo a través de un sistema de infrarrojos.

De esta forma, será posible controlar la reproducción desde el mismo aparato o utilizando un sistema de control remoto que nos hará la escucha un poco más cómoda. Las medidas de los IW-2 Series responden a 121 x 160 x 89 milímetros y su precio no ha visto la luz pública. Se sabe, sin embargo, que el sistema ya se ha instalado en todo un edificio de Brooklyn a través de una empresa especializada que maneja los precios.

En este sentido, es de esperar que este sistema de dock sea especialmente caro, sobre todo teniendo en cuenta que requiere de una buena instalación. Los que quieran ahorrarse un dinerito y sumar en prestaciones pueden acercarse a la Philips Wake-up Light HF3490, una base para iPod que hace las veces de despertador.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...