La variedad de smartphones o teléfonos inteligentes es cada vez mayor. En el mercado se pueden encontrar muchos modelos diferentes que se adaptan a las necesidades de cada tipo de cliente, desde los más sencillos y económicos hasta los más avanzados. Las ventajas que ofrecen son, a estas alturas, incuestionables: acceso a Internet desde cualquier lugar, aplicaciones para descargar, pantalla táctil, función de navegador GPS o cámara de fotos por nombrar algunas de ellas. Sin embargo casi todos comparten el mismo fallo, la escasa duración de la batería. Mientras la tecnología avanza en componentes como procesadores, pantallas o cámaras; las baterías parecen haberse quedado estancadas en la clásica pila de litio que en muchos casos no es suficiente. Los smartphones consumen cada vez más batería pero éstas no avanzan a la par.

Esta situación obliga a los usuarios a pasar por el enchufe casi a diario si no quieren quedarse “tirados”, incluso  puede darse el caso de que salgas de casa con la carga de tu smartphone al 100% pero no llegue al final del día. Si no eres de los que acostumbra a navegar por Internet o usar funciones como el GPS, quizá puedas alargar la autonomía hasta dos días, pero casi nunca supera este tiempo. A esto se suma la tendencia de hacer móviles cada vez más finos, la batería es el componente que ocupa más espacio y si el dispositivo reduce su tamaño la batería también lo hará.

Samsung, el mayor fabricante de telefonía del momento, se comprometió a tratar de solventar el problema con la duración de la batería en los smartphones de su catálogo. Recientemente presentaron el Samsung Galaxy S3, un terminal equipado con los componentes más punteros pero que según la compañía promete un tiempo de autonomía más que aceptable gracias su batería de 2.100 miliamperios de capacidad de carga. En el medio digital GSMarena han tenido la oprotunidad de probar el Samsung Galaxy S3 y las primeras pruebas han dado muy buenos resultados.


En un principio se temía que la autonomía se viese comprometida por aspectos como la enorme pantalla de 4,8 pulgadas, una de las piezas que consume más energía. El procesador de cuatro núcleos también apuntaba a ser un devorador de batería, aunque Samsung lo ha hecho muy bien en este punto  al dotar a este chip de un sistema de gestión de energía muy eficiente. Los resultados son que el Samsung Galaxy S3 aguantará encendido hasta 10 horas y 20 minutos en conversación, un dato muy elevado que sólo superan el Motorola Razr Maxx, el Samsung Wave 3 y el Samsung Galaxy Note. El tiempo de autonomía se reduce a 5:17 horas cuando estamos navegando por Internet, en este punto influye el hecho de que la mayoría de páginas web tienen fondo blanco o claro y esto hace que la pantalla consuma más batería de lo normal.

La batería del buque insignia de Samsung sorprende en la reproducción de vídeos, concretamente será de diez horas sin interrupciones con lo que podrás ver varias películas del tirón. Por último, cuando el móvil está en reposo aguanta sin pasar por el enchufe 43 horas. Aunque la mejora de la batería no es demasiado notable, sí que han conseguido aumentarla y permitirá que el móvil esté encendido durante dos días si le damos un uso normal.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...