Apple y Samsung son, probablemente, las dos marcas más influyentes en el sector de la telefonía móvil. Hace poco que Samsung se proclamó como el mayor fabricante de telefonía del mundo y Apple es todo un referente en este campo desde que revolucionasen el mercado en 2007 con la llegada del primer modelo de iPhone. Ambas compañías colaboran en algunos segmentos -como la fabricación de pantallas o procesadores por parte de Samsung para los iPhone y iPad- pero al mismo tiempo están envueltas en una batalla legal que viene de lejos. En cualquier caso es innegable que las dos compañías han aportado mucho para que los smartphones sean tal y como los conocemos en la actualidad. La rivalidad entre los de Cupertino y los coreanos comenzó cuando Apple los denunció por copiar el diseño del iPhone, desde entonces se han visto envueltos en una serie de litigios alrededor del globo que no tienen vistas de terminar pronto.

Hasta ahora Apple era la encargada de apuntar con el dedo acusador en la mayoría de ocasiones, sobre todo en referencia al supuesto plagio del diseño del iPhone. En este caso Samsung ha contraatacado con toda la artillería, llegando a afirmar que el iPhone no existiría si no fuera gracias a que Apple copió su tecnología.

Samsung lleva trabajando en el sector de las comunicaciones inalámbricas desde 1991, en este tiempo han desarrollado numerosos sistemas que hoy en día se emplean en telefonía móvil, algo de lo que Apple se aprovechó para lanzar al mercado el primer iPhone allá por el año 2007, más de quince años después de que Samsung comenzara a trabajar en este sector. Los coreanos aseguran que Apple no habría vendido un sólo iPhone de no ser por sus patentes en tecnologías inalámbricas.


Cada una de estas compañías tienes sus propias razones para alimentar esta rivalidad. Los argumentos de Samsung se centran en la tecnología mientras que Apple esgrime el supuesto plagio de su diseño. Los coreanos también han aportado información que indicaría que no ha habido tal plagio. Según unos documentos internos de la compañía con fecha de 2006 (un año antes de la llegada del primer iPhone), ya se describía un teléfono rectangular con bordes redondeados, pantalla grande y una interfaz gráfica con iconos similar a lo que conocemos ahora.

Todas estas acusaciones han tenido lugar en un proceso judicial que está abierto en Estados Unidos. Las cosas están poniéndose complicadas para los de Cupertino, y más teniendo en cuenta que el lanzamiento del iPhone 5 es inminente. Si Samsung consigue convencer a los jueces podría haber problemas, sobre todo en lo referente a la tecnología LTE (4G) que incluirá este modelo ya que Samsung posee muchas patentes relacionadas con este sistema. En el peor de los casos (para Apple), podrían llegar a ver bloqueadas las ventas del iPhone 5 y así probar de su propia medicina. En cualquier caso habrá que esperar a ver como se desarrollan los acontecimientos.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,