El Jailbreak es un método cada vez más extendido entre los usuarios de dispositivos móviles Apple (iPhone, iPad y iPod Touch), se calcula que aproximadamente hay unos 20 millones de usuarios que han aplicado este método de desbloqueo. Hay muchos mitos que rodean el Jailbreak como por ejemplo que es un proceso peligroso que puede estropear nuestro equipo para siempre, que es ilegal o que sólo sirve para instalar aplicaciones pirata. Este procedimiento es legal, aunque invalida la garantía si llevamos el iPhone al servicio técnico, y no entraña ningún peligro siempre y cuando sigamos todos los pasos -incluso si hay algún problema es posible solucionarlo. Por otro lado, aunque nos permite instalar aplicaciones de la App Store gratis, su verdadero cometido es que podamos tener mayor libertad a la hora de modificar o personalizar el sistema. Apple impone una serie de limitaciones en sus productos y con el Jailbreak las eliminamos. Una vez hemos “sacado de la jaula” nuestro iPhone, podemos descargar todo tipo de herramientas desde Cydia, que viene a ser algo así como la tienda de aplicaciones alternativa. La tienda oficial sigue funcionando de forma habitual, es decir, que no perdemos ninguna función sino que añadimos más. A continuación hacemos una selección de los motivos generales por los que el Jailbreak merece la pena.

Personalizar el aspecto del sistema

El diseño de la plataforma móvil de Apple es muy sencillo y atractivo. No obstante la compañía no permite cambios más allá de añadir un fondo de pantalla distinto, por este motivo podemos cansarnos fácilmente de la apariencia del sistema. Gracias al Jailbreak hay un sinfín de posibilidades en cuanto a la personalización, podemos añadir temas desde Winterboard, cambiar la tipografía del sistema, hacer que aparezcan más iconos en la pantalla de inicio, modificar su tamaño y mucho más. La oferta de aplicaciones para personalizar el sistema es realmente amplia, tanto que es prácticamente imposible probarlas todas y además no dejan de aparecer nuevas constantemente.

Manejo más intuitivo

La experiencia de uso es una de las virtudes de los iPhone, la comodidad a la hora de cambiar cualquier parámetro, borrar aplicaciones u organizar nuestro contenido es muy sencilla e intuitiva, sin embargo todo se puede mejorar. El Jailbreak ofrece muchas herramientas enfocadas a ahorrarnos tiempo y que tengamos más a mano algunas funciones muy usadas. Por ejemplo las conexiones (3G, Wi-Fi, Bluetooth) se encuentran en el menú Ajustes y es bastante engorroso tener que entrar cada vez que queremos activar o desactivar una de ellas. Herramientas como NCsettings, SBSettings o BatteryDoctorPro nos ayudan a controlar estos aspectos rápidamente.

Añadir o modificar funciones

La prueba de que el Jailbreak ofrece soluciones muy interesantes es que la propia Apple ha terminado por incluir algunas funciones con las últimas versiones. Por ejemplo la aplicación LockScreen Info sirvió de inspiración para el actual centro de notificaciones que fue introducido con iOS 5. Con este procedimiento podemos instalar aplicaciones que Apple no autoriza, por ejemplo el reproductor VLC que nos permite reproducir casi cualquier formato de vídeo. Otro ejemplo bastante claro es que el iPhone 3G no puede grabar vídeo, pero en Cydia también hay una aplicación para eso.
Por otro lado también hay opción de modificar ciertas funciones, como por ejemplo que  el navegador por defecto del sistema sea Google Chrome o activar Siri en un dispositivo no compatible.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , , ,