Hace justo una semana os contábamos que el HTC One M9 se había calentado en una prueba de rendimiento, un hallazgo que reavivó los rumores de que el Snapdragon 810 tenía problemas de temperatura. El HTC One M9 todavía no está en las tiendas y se empezó a temer que la compañía taiwanesa pudiera lanzar un dispositivo defectuoso al mercado, pero finalmente han podido solucionarlo. La prueba fue realizada con el software GFXBench y registró un pico  de 55,4 grados centígrados, una temperatura mucho más alta que la de otros modelos analizados al mismo tiempo. Un miembro del foro XDA Developers que asegura tener una unidad de prueba del equipo, recibió una actualización OTA hace unos días que contenía “mejoras de temperatura y mejoras en la cámara”. El equipo del blog  Tweakers, responsables del primer test, han vuelto a someter a prueba el HTC One M9 y no hay ningún indicio de sobrecalentamiento. El dispositivo registra 41,7 grados centígrados y se sitúa a un nivel similar al de los modelos comparados.

Tras la actualización

El HTC One M9 ya no se calienta tras la actualización lanzada por la compañía el pasado viernes. La primera prueba alcanzó 55,4 grados, mientras que la segunda bajó a 41,7 grados, una diferencia de nada menos que 13,7 grados, que se dice pronto. La imagen térmica lo muestra claramente y ahora el HTC One M9 tiene una tonalidad similar al resto de equipos enfrentados, de hecho ni siquiera es el que más se calienta de todos. Hay que destacar que el cuerpo de aluminio del dispositivo hace un buen trabajo disipando el calor tal y como se aprecia por la uniformidad de la imagen térmica. Si nos fijamos en otros como el LG G3, el foco de calor está centrado en un punto más concreto, que es donde se encuentra el procesador. El HTC One M9 se sigue calentando un poco más que el HTC One M8, pero es una diferencia de tan sólo 1,7 grados.

Antes de la actualización

La buena noticia es que HTC ha conseguido eliminar el problema del sobrecalentamiento rápidamente y el equipo estará listo para el lanzamiento. Sin embargo, todo tiene un precio, y el coste en este caso podría ser una reducción en el rendimiento del chip. Para evitar que haya un sobrecalentamiento, se imponen frecuencias de reloj máximas cuando el silicio del procesador alcanza cierta temperatura. De esta forma se mantiene a raya el calor, pero a cambio de limitar el chip. Hay que tener en cuenta que el HTC One M9 sólo se calentó en una prueba benchmark, concretamente en un test que acelera el procesador gráfico, y no en una prueba de uso diario. En este sentido, es muy posible que los usuarios que decidan hacerse con un HTC One M9 no noten ninguna limitación en el rendimiento del equipo, aunque habrá que esperar al lanzamiento para poder confirmarlo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...