Tras meses de rumores, el pasado 1 de marzo Samsung por fin desvelaba todos los detalles de su nuevo buque insignia en un evento en Barcelona. El nuevo Samsung Galaxy S6 viene cargado de novedades en el perfil técnico, en las funciones de software y sobre todo en el diseño. Samsung por fin escucha las peticiones de sus clientes y apuesta por materiales premium. El Galaxy S6 cuenta con un marco de aluminio con esquinas redondeadas y sus dos caras están cubiertas de cristal resistente Corning Gorilla Glass 4. El diseño mantiene la línea habitual en la gama Galaxy, pero con formas más pulidas y un perfil mucho más estilizado. El nuevo Samsung Galaxy S6 tiene un grosor de 6,8 milímetros, mientras que el perfil del Samsung Galaxy S5 sube a 8,1 milímetros. Samsung ha sometido a su nuevo tope de gama a una liposucción drástica y la capacidad de la batería se ha visto afectada. Sin embargo, la prueba realizada por PhoneArena revela que consigue una duración bastante próxima al modelo anterior y una carga mucho más rápida.

Samsung no dio detalles acerca de la autonomía durante la presentación y, a juzgar por algunos de los cambios que introduce el nuevo modelo, el Samsung Galaxy S6 lo tenía todo en su contra. El buque insignia de los coreanos adelgaza, y también lo hace su batería. La capacidad se queda en 2.550 miliamperios, frente a los 2.800 miliamperios que nos ofrece el Samsung Galaxy S5. Ahí va la primera desventaja del nuevo modelo, pero no es la única. La pantalla del Samsung Galaxy S6 mide lo mismo que la del Galaxy S5 (5,1 pulgadas), pero su resolución es QHD (2.560 x 1.440 píxeles). El Galaxy S5 desarrolla 1.920 x 1.080 píxeles, lo que conocemos como resolución FullHD. Con una pantalla mucho más densa y una batería de menor capacidad, lo lógico hubiera sido esperar una diferencia bastante amplia en la autonomía, pero no ha sido así.

El test de batería de PhoneArena imita las tareas que realiza un usuario en su smartphone habitualmente. Con un uso continuado, la batería del Samsung Galaxy S6 se agota tras 7 horas y 14 minutos. Por su parte, el Samsung Galaxy S5 consigue una duración de 7 horas y 38 minutos. 24 minutos superior, una cifra bastante ajustada para lo que podíamos esperar. En cambio, la prueba que mide el tiempo de carga de los dos dispositivos sí que da como claro vencedor al Samsung Galaxy S6. El nuevo modelo consigue cargar la batería hasta el 100% en 78 minutos, 44 minutos menos que el Samsung Galaxy S5, que lo hace en 122 minutos -más de dos horas.

Es evidente que Samsung ha optimizado al máximo el Galaxy S6 para conseguir mantener a raya el consumo de energía. Sobre el papel, todo parecía apuntar a que el nuevo modelo iba a fracasar estrepitosamente en la autonomía, pero la prueba demuestra que no hay tanta diferencia. Habrá que esperar a conocer el resultado de más tests para tener una visión más amplia, pero es un muy buen resultado teniendo en cuenta sus limitaciones.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...