Poco más de un mes después de su presentación, los Samsung Galaxy S6  y Galaxy S6 edge ya están a la venta en nuestro país. El nuevo modelo supone un punto de inflexión en la gama alta de la compañía surcoreana, sobre todo por su diseño. Samsung abandona el socorrido y versátil plástico, apostando por un chasis mucho más sólido, realizado con materiales propios de un móvil que cuesta 700 euros. Sus dos caras está cubiertas de cristal Corning Gorilla Glass 4 y su estructura de aluminio se deja ver por el marco. El diseño no era una prioridad para Samsung, que solía apostarlo todo al perfil técnico y las funciones de software, pero esto ha cambiado. La compañía ha tardado en hacer caso a las peticiones de los usuarios, pero finalmente se han sumado a la moda de los materiales premium, y demuestran que lo pueden hacer tan bien como el resto. Pero además de estrenar nuevo traje, has de saber que la construcción es monobloque, es decir, que no se puede sacar la batería como en modelos anteriores. El equipo es más sólido, pero tiene la pega de que no podremos sustituir la batería manualmente, como tampoco podremos sacarla para forzar el reinicio si el móvil se queda bloqueado, te contamos un truco para conseguir el mismo efecto.

No es lo habitual, pero hasta ahora si un móvil de la gama Galaxy S se quedaba colgado, todo lo que teníamos que hacer para reiniciarlo era abrir la tapa trasera y sacar la batería. Al quitar la fuente de energía el equipo se apaga sin importar cómo se nos ha quedado bloqueado o que los botones físicos no funcionen. Con los nuevos Samsung Galaxy S6 y Samsung Galaxy S6 edge ya no es tan obvio, pero el sistema sigue siendo muy sencillo. El iPhone popularizó este tipo de diseños más sólidos, en los que el usuario no tiene acceso a los componentes internos del móvil -a menos que use las herramientas necesarias para abrirlo. Pero el manzanófono no es el único, cada vez hay más fabricantes que apuestan por construcciones unibody y deben ofrecer otra forma de forzar el reinicio en caso de que sea necesario.

Del mismo modo que sucede en la mayoría de smartphones con este diseño, para forzar un reinicio hay que usar los botones físicos del terminal. En el caso de los S6, Samsung ofrece dos formas de hacerlo. La primera y más sencilla pasa por mantener pulsado el botón de encendido durante unos 10 segundos hasta que el móvil se apague. Si este método no funciona habrá que usar una combinación de varios botones. Pulsando el botón de apagado, el de inicio y el de bajar volumen al mismo tiempo aparecerá una pantalla de advertencia y el móvil se reiniciará -la pantalla de advertencia nos recuerda los peligros de instalar versiones del sistema no oficiales (custom ROMs). Con estos sencillos pasos podremos reiniciar el Samsung Galaxy S6 o el Samsung Galaxy S6 edge si se quedan bloqueados y el sistema de apagado normal no da resultado.

Imagen 2: SamMobile

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...