Los rumores del iPhone 6S van cogiendo ritmo. Ahora que las principales marcas de dispositivos Android ya han presentado sus propuestas, las miradas se centran en septiembre, mes en el que esperamos conocer nuevos modelos de smartphone, entre los que por supuesto estará el iPhone 6S -aunque deberíamos hablar en plural, ya que hay muchos indicios de que habrá dos iPhone con distinto tamaño de pantalla, igual que los actuales iPhone 6. Normalmente, las versiones de iPhone cuyo nombre termina con una S no tienen cambios estéticos, sino que las novedades son internas. Sin embargo, en esta ocasión podría haber cambios en su apariencia, concretamente en la delgadez. El iPhone 6 mide 6,9 milímetros de grosor y el iPhone 6 Plus sube a 7,1 milímetros. Los dos son muy delgados, pero un nuevo chip de retroiluminación LED podría permitir a Apple reducir el grosor del terminal.

La delgadez está empezando a obsesionar a Apple, que anteponen el diseño a otros aspectos tan importantes como la batería. Pero en Cupertino no son los únicos, otras marcas como Samsung o Sony también han adelgazado sus dispositivos de forma notable con los últimos modelos. Un móvil delgado pesa menos, y ahora que la mayoría de pantallas superan las 5 pulgadas, el peso se puede convertir en un problema. Sin embargo, este afán por conseguir equipos cada vez más finos hace que los fabricantes, Apple en este caso, tenga que hacer un trabajo de miniaturización muy complicado.

El último rumor proveniente de Digitimes asegura que Apple está probando un nuevo sistema de retroiluminación LED para la pantalla del iPhone 6S. Los chips que integra tienen la misma anchura y altura que los que vienen en el iPhone 6, pero adelgazan 0,2 milímetros. La pieza mide 4 milímetros de grosor en total, pero tiene la desventaja de que pierde un 10% de brillo. ¿Está Apple dispuesta a sacrificar la calidad de imagen por hacer que el móvil sea más delgado? Es difícil saberlo, pero hay teorías que apuntan en direcciones mucho más lógicas.

Si los rumores de las últimas semanas no fallan, la función estrella del iPhone 6S será la tecnología Force Touch en su pantalla. Este sistema se estrenó con el Apple Watch y también está presente en el nuevo Macbook. La ventaja que ofrece es que detecta la fuerza con la que presionamos la pantalla, permitiéndonos ejecutar distintas acciones con toques simples, pero tiene la pega de que la pieza es más gruesa. Suena bastante lógico que en Apple quieran reducir el grosor del chip de retroiluminación para poder integrar el sistema Force Touch sin que el grosor total aumente. Con respecto a la pérdida de brillo, Apple podría usar más chips para paliarla.

Tradicionalmente, los iPhone de la serie S no presentan cambios en el diseño, por lo que lo más probable es que sigan esta misma línea con los iPhone 6S. Además del sistema Force Touch, también se espera que mejore la cámara con un sensor Sony RGBW de 12 megapíxeles.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,