La llegada de la factura de la luz puede llegar a ser una auténtica pesadilla en muchos hogares. Por este motivo, te vamos a ofrecer unos consejos prácticos para que el consumo eléctrico no se dispare, y consigas ahorrar haciendo un uso eficiente de la energía. Esto es algo que no agradecerá solamente tu bolsillo, sino también el medio ambiente.

Cada vez tenemos más aparatos eléctricos en casa: robot aspirador, aire acondicionado o calefacción, televisores, frigorífico, vitrocerámica, ordenadores, secadora, y otros muchos electrodomésticos más. Entre ellos, hay algunos que consumen una gran cantidad de kilovatios, lo cual se traduce en un incremento importante en la factura de luz. A continuación, te mostraremos qué medidas es necesario tomar si quieres ahorrar en este aspecto.

1. Electrodomésticos más eficientes

Es fundamental tomar conciencia de que hay muchos aparatos en casa que llevan muchos años con nosotros, y su consumo de energía es desmesurado. Los nuevos aparatos eléctricos, como puede ser un frigorífico o un aire acondicionado nuevo, están preparados precisamente para ser más eficientes.

A la hora de comprar un aparato u otro, estamos tomando uno de los caminos clave para conseguir un ahorro importante en la factura de la luz. Los electrodomésticos con la etiqueta ecológica, durables y con una mayor eficiencia energética, son el primer paso para mejorar la economía eléctrica en nuestra casa. Aunque haya que hacer una mayor inversión en pagar algo más por el aparato, merece la pena con respecto a lo que nos vamos a ahorrar cada mes durante muchos años. Esto a su vez, significa tomar conciencia y adquirir comportamientos responsables con el medio ambiente.

2. Potencia eléctrica contratada

Cuando hacemos un contrato con una compañía eléctrica, tenemos que indicar cuál será el máximo de aparatos eléctricos que podemos conectar sin que salte el interruptor de control de potencia (ICP). Esto supone la parte fija de gasto en cualquier factura eléctrica. Algo que te puede interesar, es reducir la potencia que tienes contratada. Pero antes de nada, calcula bien lo que vas a necesitar para tu vivienda para evitar cortes en el suministro eléctrico.

En este gráfico puedes comprobar lo que te ahorrarías anualmente dependiendo de la potencia que contrates.

 

 

3. Coloca detectores de movimiento

Uno de los gastos más frecuentes y potencialmente evitables es el de la iluminación. Es bastante común dejarse luces encendidas por cualquier parte de la casa, sin que realmente las necesitemos. Esto es algo que te merece la pena sobre todo si eres despistado y te suele suceder a menudo.

Hay zonas de paso y habitaciones en las que necesitas menos tener la luz encendida, como puede ser el garaje, un trastero, la despensa, etc. Gracias a los detectores de movimiento tienes la posibilidad de automatizar el apagado y encendido de la luz, ya que están diseñados para detectar si hay alguien para encenderse, y apagarse cuando ya no hay nadie.

4. Usa bombillas LED

De igual manera que comentamos el ahorro de energía que supone comprar electrodomésticos eficientes, esto es algo que también sucede con respecto a la iluminación. Colocar bombillas LED en toda la casa es una excelente idea, ya que estas bombillas son mucho más eficientes y además duran hasta unos 10.000 ciclos de apagado y encendido.

Aunque en un principio el coste de estas bombillas sea algo más elevado, en poco tiempo se recupera la inversión mediante el ahorro en consumo de energía.

5. Ahorro en calefacción y aire acondicionado

Estos aparatos, suponen habitualmente un gran consumo de energía. Es importante saber que, por ejemplo, cada grado que aumentamos en la calefacción supone un aumento económico de hasta el 7% en la factura de la luz. El mejor consejo que te podemos ofrecer con respecto a esto, es que conozcas exactamente la temperatura más adecuada, para no pasarte y que no hagas un gasto innecesario. En ciertas partes de la casa en las que no pasas mucho tiempo será recomendable que haya una temperatura más baja.

Otra cosa a tener en cuenta, es el apropiado mantenimiento de estos aparatos para que funcionen la manera más eficiente posible. También hay que saber que donde colocas estos aparatos influye en su consumo energético. Hay que evitar taparlos con muebles, o situarlos junto a la pared, para dejar en todo momento que circule el aire.

6. Aprovecha las fuentes de energía de la naturaleza

Hay muchas acciones y comportamientos que pueden suponer un gran ahorro de energía eléctrica en nuestro hogar. Para ello, hay que tomar conciencia en sacar el mejor provecho posible a las fuentes de energía que nos proporciona la naturaleza. Una de la que más provecho podemos sacar en nuestro hogar es el sol. Si mantienes las persianas abiertas dejando que entren los rayos del sol, evitarás encender luces y tu casa se aumentará algunos grados. Si por el contrario, quieres reducir la temperatura de tu vivienda, una buena idea es utilizar toldos y sistemas para producir sombra.

7. Tarifa de consumo por horas

Si como consumidor pretendes ahorrar más en la factura de la luz, las compañías eléctricas te permiten que contrates la modalidad con discriminación horaria, o la tarifa de luz por horas. Hay unas horas en el día que son mucho más caras que otras. Por un lado, hay 10 horas del día que son las más elevadas, mientras que por otro hay 14 horas que son a un precio más reducido.

Tienes la opción de elegir si el precio más reducido lo quieres por la mañana o por la noche. Esta decisión se toma en relación a cuando vayas a usar cada día los principales electrodomésticos que más energía consumen, como puede ser la lavadora y la secadora.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp