Si para este verano quieres hacer una buena elección, y llevarte un aire acondicionado portátil que realmente merezca la pena, tendrás que tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales. Con estas recomendaciones que te vamos a dar tomarás la decisión más acertada.

Estos son los aparatos más demandados en verano, hay multitud de variedades y modelos, pero no todos tienen las mismas características. Aunque puedas creer que todos los aires acondicionados portátiles cumplen con su función, realmente no ofrecen los mismos resultados. Existen diferencias notables que te pueden convenir más, y son a las que debes prestar una mayor atención. Te desvelamos a continuación cuales son las características más importantes a las que es necesario que atiendas, para que disfrutes del verano sin complicaciones.

¿Cuáles son las ventajas de un aire acondicionado portátil?

Entre las ventajas más destacables que tiene un aire acondicionado portátil es importante destacar su comodidad y facilidad de uso. Se puede desplazar a cualquier lugar de la casa donde queremos que enfríe el ambiente. Por lo que resulta muy conveniente si lo queremos llevar de un lado para otro climatizando diferentes zonas de la casa. Además en cuanto a prestaciones, su funcionamiento no es muy diferente al de los equipos fijos.

Uno de los motivos principales por lo que tiene una gran popularidad, es que este tipo de aire acondicionado no necesita instalación, con el ahorro de dinero y espacio que eso supone. El funcionamiento es bastante sencillo, se encargan de aspirar el aire caliente que hay en el ambiente, enfriándolo en el interior mediante unos tubos de refrigeración. Así es como expulsa a la habitación el aire ya refrigerado.

1. Tipos de aires acondicionados portátiles y potencia

Antes de comprar uno de estos aparatos es necesario que pienses lo que vas a necesitar. Uno de los principales aspectos que debes tener en cuenta son los metros cuadrados que tiene la superficie que quieres aclimatar. Ya que no es lo mismo una habitación de 10 m2 a una de 30 m2.

Para una superficie pequeña de 10 a 20 metros cuadrados es suficiente con un aparato que tenga entre 1500 y 2000 frigorías por metro cuadrado. Sin embargo, si quieres climatizar superficies algo mas grandes necesitarás uno que llegue hasta las 3500 frigorías.

Su clasificación puede hacerse en función de los metros que tenga la superficie que necesites climatizar, como regla general serán necesarias entre 100 y 140 frigorías por metro cuadrado.

Si lo que buscas es algo más sofisticado también tienes los aparatos con sistema de doble tubo, que son capaces de enfriar una habitación en mitad de tiempo que los convencionales. Estos, contienen un tubo para la evacuación del aire y otro para su condensación. De esta manera el aire se refrigera antes.

2. Potencia del aparato

La potencia del aparato con respecto a las frigorías que vas a necesitar, es diferente dependiendo de diversos factores. Lo que debes tener en cuenta es la orientación de la habitación donde más vas a usar el aparato, la temperatura de la región en la que te encuentras si suele ser mayor de 30 grados habitualmente, las personas que habitan la casa, etc.

Si consideras que necesitas algo con buena potencia el cálculo que debes hacer es de 140 frigorías por metro cuadrado. Si por ejemplo, tu habitación es de 20 m2 te conviene una potencia de 2800 frigrorías o lo que es lo mismo 3250 W.

3. Categoría energética

En la caja o en el manual del aparato podrás ver la eficiencia energética. Este es un valor que te interesa mucho, ya que de ello depende el consumo que vas hacer, y en consecuencia el gasto de energía y el precio que vas a tener que pagar en el gasto de luz. Si no quieres derrochar y que te llegue una factura desorbitada más te vale comprar un aparato con un buen nivel de eficiencia energética.

De la letra A a la G se muestran los diferentes grados de eficiencia energética. Los más eficientes son los aparatos que están en el rango de entre la A y la C. Un ejemplo claro de ello es que un aparato con eficiencia A llega a consumir hasta un 55% menos que uno con eficiencia D o E.

Además, el hecho de que un aparato de aire acondicionado sea energéticamente eficiente también es una señal de que está bien construido y diseñado.

4. Filtro

Aunque todos los aparatos de aire acondicionado incorporan un filtro, no todos tienen la misma eficiencia. La función del filtro por lo general es protegernos de la contaminación, de las partículas de polvo, ácaros y restos de suciedad que pueden dañar sus componentes internos. Echa un vistazo al tipo de filtro que incorpora, para ver si limpia el aire refrigerado de salid, siendo esto lo más recomendado para personas alérgicas o que tienen asma.

5. Deshumidificador

Esta es una característica bastante habitual ya en la mayoría de aires acondicionados portátiles. Presta atención a que el aparato que vas a comprar incorpore deshumidificador. Es una garantía de que la refrigeración va a ser más eficiente y confortable. Hay equipos también que te permiten desactivar el modo refrigeración y dejar solamente el deshumidificador.

6. Temporizador

El temporizador te ayudará con la eficiencia energética, para que regules el tiempo que quieres que esté encendido el aparato. Tanto para que se apague como para que se encienda automáticamente, esta opción te puede ser de mucha utilidad. Si quieres que se refresque tu habitación antes de que llegues a casa, solo tendrás que programarlo para que se encienda un poco antes, y ya no tendrás que ponerlo a máxima potencia para que te alivie del calor que estarás pasando.

De igual manera podrás dejarlo encendido durante el día y la noche con las horas que programes para que él solo se apague, así no consumirás más de lo que necesitas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp