Los Samsung Galaxy S7 ya han empezado a llegar a algunos de los usuarios que los reservaron y en estos días ya hemos empezado a ver los primeros despieces del nuevo buque insignia de los surcoreanos. Una de las características que estrena este modelo es el sistema de refrigeración líquida. Samsung explicó en la presentación que el dispositivo cuenta con unos finos tubos que recorren el interior y se encargan de mantener la temperatura a raya, de forma que el rendimiento no se ve afectado. Puede que la decisión de integrar este sistema de refrigeración tenga que ver con los problemas de sobrecalentamiento del chip Snapdragon 810, que fue descartado para los Galaxy S6. Sea cual sea la razón de haberlo integrado, es un detalle positivo de cara a la estabilidad del terminal, pero hasta ahora no sabíamos cómo funcionaba exactamente. El YouTuber JerryRigEverything ha destripado su Samsung Galaxy S7 para enseñárnoslo.

Lo primero que nos deja claro este YouTuber es que, más que un sistema de refrigeración por líquido, se trata de un disipador térmico que se encarga de repartir el calor, pero el líquido no es visible a simple vista. Tras sacar todos los componentes internos del dispositivo, en la parte inferior se distingue un fino tubo de cobre, que es dónde está alojada la sustancia encargada de disipar el calor, probablemente agua o etilenglicol. El circuito pasa por la CPU y la GPU, de forma que el calor que estas producen se reparte por todo el terminal y así no hay zonas más calientes que otras. Cuando ese líquido recibe el calor que desprende el procesador, se convierte en vapor y viaja hasta un radiador en el que se vuelve a hacer líquido y recorre de nuevo el circuito. Este ciclo se repite constantemente para poder distribuir el calor por toda la superficie del teléfono uniformemente, consiguiendo así que se enfríe más rápidamente que si el calor está concentrado en un área.

El Samsung Galaxy S7 protagonista del vídeo integra un Snapdragon 820, el ocho núcleos de Qualcomm, pero también se pondrá a la venta un modelo con el chip Exynos 8890 de Samsung, ambos acompañados de 4 Gb de memoria RAM. Las dos variantes llevan exactamente el mismo sistema de refrigeración, pero no sabemos cual de las dos se calienta más. El año pasado, Samsung decidió prescindir de usar procesadores Qualcomm ya que su modelo más puntero (el Snapdragon 810) se calentaba de forma exagerada, llegando a afectar negativamente al rendimiento. Este sería el motivo de haber apostado por un sistema especialmente destinado a mantener una temperatura más moderada, aunque en principio ni el Exynos 8890 ni el Snapdragon 820 presentan ningún problema de este tipo, pero en Samsung habrían decidido curarse en salud.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...