Coches eléctricos

Los coches eléctricos están siendo toda una revolución en el mundo del motor, la tecnología y el medio ambiente. Si bien es cierto que son una gran apuesta por la movilidad sostenible, no es menos cierto que estos coches también tienen sus desventajas. A continuación, veremos todos los pros y contras que puede tener un coche eléctrico, ya que no todo iban a ser beneficios.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

En la actualidad se enumeran constantemente todas las bondades y beneficios que nos traen los coches eléctricos. Esta claro que su integración en nuestra sociedad ha marcado un antes y un después, siendo una propuesta interesante para solucionar las grandes limitaciones de los coches de combustibles tradicionales. Tanto los vehículos eléctricos como los híbridos ya son una realidad en nuestras carreteras, y en la actualidad son la opción más ecológica. Sin embargo, también cuentan con algunas limitaciones e impedimentos. En este análisis tendremos todos los aspectos en cuenta para no quedarnos tan solo con las ventajas.

Ventajas de los coches eléctricos

Respetuosos con el medio ambiente

Esta es una de las señas de identidad más atractivas de este tipo de coches. No emiten gases contaminantes y de efecto invernadero a nuestra atmósfera, que es uno de los problemas de contaminación más significativos.  Esto es debido a que funcionan con electricidad cargando sus baterías, y no necesitan ningún tipo de combustible para que los podamos usar. Son una apuesta ecológica al beneficiar el medio ambiente.

Mantenimiento y consumo más económico

El mantenimiento es mucho más barato que los coches tradicionales de combustión con el mismo motor y potencia. El mecanismo de los coches eléctricos es diferente, ya que no tiene componentes como el aceite, los filtros y el embrague. Esto supone menos averías, por lo que no habrá que hacer tantas visitas al mecánico para que le haga revisiones.

Otro aspecto donde también ahorramos es en relación al consumo, un coche eléctrico es capaz de recorrer hasta 100 km por tan solo 1€, algo impensable en un coche con combustible diésel o gasolina. En promedio, un coche con diésel gasta alrededor de unos 6€ por cada 100 km, mientras que un gasolina es capaz de gastar unos 8€. Las diferencias son notables.

Menos ruido

En todas las grandes ciudades la contaminación acústica es uno de los grandes problemas. Los coches eléctricos también son más ecológicos en este aspecto, ya que son menos ruidosos que cualquier coche de gasolina o diésel. Esta ventaja es especialmente importante para quienes apuestan por otro estilo de vida, menos contaminante y más respetuoso con el medio ambiente.

Ruido de coche eléctrico

Menos dinero en seguros e impuestos

Contribuyen también al ahorro de dinero. Las compañías de seguros promueven la compra de estos coches, y para ello tienen ofertas especialmente atractivas. Algunas provincias se han sumado a esta iniciativa, bajando los impuestos de circulación a los coches eléctricos hasta en un 75%.

Inconvenientes del coche eléctrico

Precio de compra

Comprar un coche de este tipo sale algo más caro que comprar un coche tradicional. En la actualidad uno de los más económicos es el Renault ZOE Z.E R90, que cuesta aproximadamente unos 21.862 euros. Las baterías también son un gasto a tener en cuenta, ya que salen por unos 1.000 euros en el caso más económico, aunque duran una media de entre 7 y 10 años. Los coches eléctricos son rentables si vas hacer bastantes kilómetros con ellos, ya que así a la larga se amortizan todos estos gastos.

Menos potencia

Para las personas aficionadas a la velocidad, este es un punto en contra de los coches eléctricos más significativos. Estos coches no llegan a alcanzar la potencia ni las revoluciones que alcanza un coche con motor convencional. Para muchas personas esto no es ningún problema, sin embargo para otras es un punto en contra insalvable.

Pocas electrolineras o puntos de carga

Para un coche tradicional este no es ningún problema, ya que las gasolineras están por todos lados. Sin embargo, las electrolineras o puntos de carga son algo actual y estarán más presentes de cara al futuro. Aunque ya hay muchos lugares donde se están instalando, aún puede resultar un inconveniente buscar uno de estos puntos donde más lo necesitamos para cargar nuestro coche. Otra idea que se está llevando a cabo es poner puntos de carga en nuestra propia vivienda y garaje, aunque está subvencionado supone un gasto importante.

Punto de carga de coche eléctrico

También contaminan

Está claro que uno de sus puntos fuertes es lo poco contaminantes que son, pero eso no significa que no contaminen absolutamente nada. Aunque no generan gases nocivos al ambiente, fabricar la energía eléctrica que consumen si contamina. Nunca llegará al nivel de contaminación del coche de combustión, pero tampoco se puede decir que sean 100% responsables con el medio ambiente. Lo innegable en este aspecto, es que aunque no son totalmente limpios sí son la opción menos contaminante.

Autonomía

Seguramente esta sea una de las desventajas más importantes de los coches eléctricos. En este aspecto van mejorando pero aún no se asemejan con la autonomía de un vehículo híbrido o de combustión. Las baterías de estos coches permiten recorrer un máximo de kilómetros, entre 150 y 450 km dependiendo del coche y la batería que tenga. Tampoco puede ser usado de inmediato ya que necesita un tiempo para cargarse, llegando a necesitar incluso horas para cargarlo completamente. En la actualidad no es una buena opción para quienes hacen largos trayectos, es más conveniente para cortos recorridos, como puede ser en la propia ciudad.