En el pasado CES 2009 se pudo apreciar que los proyectores en miniatura van a estar muy presentes  este año. Otro de los modelos que se presentaron en la feria de la electrónica de Las Vegas fue este GP1 de BenQ, con un peso de sólo 600 gramos. De nuevo, basado en la tecnología DLP Pico de Texas Instruments.

Al margen de su reducidísimo tamaño, lo que resulta más atractivo de este dispositivo es que puede reproducir los contenidos almacenados en una memoria USB. Eso amplía enormemente su movilidad, puesto que se puede visualizar un vídeo sin tener que cargar con el ordenador portátil. Bastaría con llevar en el bolsillo un pendrive con los archivos necesarios. De todos modos, resultaría aún más versátil si también pudiese leer tarjetas de memoria, como el Samsung MPB 200.

De todos modos, también se puede conectar con el PC u otros equipos de imagen y sonido. Para ello dispone de una entrada de vídeo por componentes y otra VGA. Incluso se puede incorporar una base dock para el iPod, a modo de accesorio adicional. Y dispone de altavoces integrados, aunque presumiblemente su potencia y claridad sonora debe ser más bien escasa.

El nivel de brillo de 100 lúmenes es aceptable si tenemos en cuenta sus dimensiones. En principio es capaz de proyectar imágenes a un tamaño de entre 10 y 80 pulgadas. Pero el fabricante no indica cuál es su resolución, que en cualquier caso debería ser muy escasa. Así que tampoco tendría mucho sentido conseguir una imagen de grandes dimensiones si carece de un mínimo de nitidez.

Y en cualquier supuesto, no comulgamos del todo con los 600 dólares (463 euros) que cuesta el BenQ GP1. Aunque no llegue al despropósito del Adapt MPJ-101, sigue siendo un coste excesivo para un aparato práctico pero limitado en muchos aspectos.

Vía: Xataka

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,