Parece que se desata la fiebre de los proyectores en miniatura. Días después de que Samsung presentase en el CES 2009 su MPB 200, nos encontramos ahora con este Adapt MPJ-101. Pero el concepto es el mismo. Un pequeño videoproyector que cabe en el bolsillo y que puede reproducir contenidos multimedia. Puede resultar bastante útil, pero la verdad es que su precio de 1.000 dólares (767 euros) asusta un poco.

El dispositivo en cuestión utiliza iluminación LED para proyectar imágenes con resolución de 640 x 480 píxeles, ligeramente superior a las de otros proyectores móviles. Es compatible con los archivos de vídeo AVI codificados con MPEG o H.264, además de fotografías en formato JPEG. También puede reproducir canciones en MP3 gracias a sus altavoces estéreo, pese a que en total sólo cuenten con un vatio de potencia. El nivel de brillo también es muy escaso, de apenas diez lúmenes.

Cuenta con un gigabyte de memoria integrada, aunque se puede expandir su capacidad utilizando tarjetas de memoria. Secure Digital (o SDHC), Memory Stick Pro y MultiMedia Card son los modelos compatibles, si bien no pueden superar los ocho gigabytes de almacenamiento.

No hay que olvidar que se trata de un proyector que tan sólo mide 125 x 55 x 23 milímetros. Sin embargo, el hecho de que funcione conectado a la red eléctrica (en lugar de usar baterías recargables) le resta movilidad. Por no recordar el inconveniente de los 1.000 dólares que cuesta adquirirlo en el catálogo de GeekStuff4U. Al menos incluye mando a distancia y un pequeño trípode como soporte.

Vía: Engadget

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...