Era un secreto a voces, pero por fin Samsung ha confirmado nuestras sospechas. El próximo 13 de agosto la compañía celebrará un evento Unpacked en el Lincoln Center de Nueva York, en el que presentarán nuevos productos. La imagen sobre estas líneas es la invitación a los medios que siempre envían antes de un evento importante y, como ya es habitual, no confirma qué dispositivo o dispositivos presentarán, sino que dan pistas más sutiles para que seamos nosotros los que completemos la información. Si nos fijamos en la imagen, queda claro que lo que veremos en esta cita será un nuevo smartphone con pantalla dual edge que se curva hacia ambos lados. ¿Y qué smartphone con pantalla curva se ha estado filtrando hasta la saciedad en los últimos días? Sí, es el Samsung Galaxy S6 edge Plus o S6 edge+. Todo apunta a que la versión de pantalla grande del Samsung Galaxy S6 edge será la protagonista de esta cita, la duda es si este móvil llegará solo o acompañado del Samsung Galaxy Note 5.

La referencia al Samsung Galaxy S6 edge Plus es más que evidente, pero nos sorprende que no haya ninguna referencia hacia la gama Note, que suele ser la protagonista absoluta de la “vuelta al cole”. Los rumores aseguraban que Samsung quería adelantar el anuncio del Note 5 para conseguir darle más protagonismo y que no quedara eclipsado por los numerosos lanzamientos que se producen en septiembre. Sin embargo, la invitación podría estar indicando que el único dispositivo que se presentará será el Samsung Galaxy S6 edge Plus y el Galaxy Note 5 podría seguir manteniendo su fecha de presentación en septiembre, en el marco de la feria IFA de Berlín. También cabe la posibilidad de que Samsung esté jugando al despiste y el 13 de agosto presenten los Samsung Galaxy S6 edge Plus y Samsung Galaxy Note 5 en el mismo evento.

Según los rumores, el Samsung Galaxy S6 edge Plus compartirá gran parte del perfil técnico del S6 edge original, pero apostando por una pantalla de 5,7 pulgadas. También llevará una batería más grande, pero por lo demás no habría cambios sustanciales ni en el plano técnico ni en el diseño, que seguiría siendo de metal y cristal. Por tanto, el terminal debería contar con un procesador Samsung Exynos 7420 (ocho núcleos con soporte para 64 bits), 3 Gb de memoria RAM, cámara de 16 megapíxeles con estabilizador óptico, sensor de huellas táctil en el botón de inicio y pantalla con resolución QHD. Por su parte, el Samsung Galaxy Note 5 tendría una pantalla plana QHD  de 5,7 pulgadas, cámara de 16 megapíxeles, procesador Exynos 7422 con 4 Gb de RAM y su diseño también estaría realizado en metal y cristal -la combinación que Samsung está empleando en sus equipos más punteros.

Por el momento no es posible confirmar ningún dato y habrá que esperar al próximo día 13 de agosto para salir de dudas. Samsung también está preparando la llegada de su primer smartwatch redondo, el  Samsung Gear A, que podría llegar en el mismo evento o demorarse hasta principios de septiembre para la feria IFA.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...