Ya hablaremos luego del precio (para no asustar desde el principio). En la carrera por ser exclusivo y ofrecer cierto toque elitista hay que reconocer Bang&Olufsen se lleva la palma. Los productos de la firma danesa se basan en un diseño fuera de lo mormal. A cambio, pide precios inalcanzables y absolutamente desorbitados si tenemos en cuenta la calidad que ofrece. Este es el caso del nuevo televisor BeoVision 4-103. Una pantalla de 103 pulgadas que además sorprende por su tamaño.

Más cerca de la pantalla de cine que de la tele, este BeoVision 4-103 es compatible con alta definición (lleva un panel de 1920×1080 pix). Y seguimos sin hablar de cuánto cuesta, ¿El motivo? Repasaremos el equipamiento que incorpora antes del susto.


Si la anterior serie de Bang&Olufsen ya era una colección de pantallas grandes que llegaban hasta las 60 pulgadas, el nuevo modelo con sus 103 las hace parecer poco más que una pantalla de teléfono móvil. Un televisor con tecnología de plasma equipado con un panel japonés fabricado por Panasonic (por cierto que, Panasonic, por su tele de 103 pulgadas que lleva el mismo panel, cobra mucho menos).

Para diferenciarlo del equipo del fabricante (mucho más económico) la firma danesa lo trata de adornar con un llamativo sistema automático de regulación de alturas ideal para presumir de tele con los vecinos, sistema de audio Beosystem 3 y tecnología VisionClear que ajusta automáticamente el brillo y los colores.

Una vez que ya conocemos su diseño y sabemos algo más acerca de sus características técnicas, es el momento ideal para ver el anuncio con el que la intentan captar incautos dispuestos a vaciarse el bolsillo desde Bang&Olufsen.

http://www.youtube.com/watch?v=b5XQkfaUAuU

El Beovision 4-103 está disponible en negro, plata, rojo y gris oscuro, aunque estos colores tardan un poco más en servirlos que el negro. Según la firma danesa el plazo que pasa desde que se encarga hasta que se recibe en casa es de algo más de un mes (como los coches y las teles en la época del “Cuéntame”). Y es que, para darle emoción y para no tener nada en stock en ninguna tienda, los daneses sólo los montan por encargo.

Ahora sí, ya es momento de hablar del precio. Este televisor o este cine pequeño sale por 116.000 euros. Una cantidad por la que ahora, en plena crisis inmobiliaria, podemos comprar un pisito en las afueras. El televisor (no el piso) estará disponible a partir de junio.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...