Cualquier protección es poca con tal de tener el iPhone a buen recaudo de impactos fortuitos. Eso es lo que ha debido pensar la gente que ha desarrollado EXOvault. Una carcasa metálica de dos piezas que protege casi a la perfección el preciado teléfono. El fabricante no profundiza en detalles sobre sus carcasas. De hecho, se ciñe a rajatabla al eslogan “lo que ves, es lo que hay”.

Están realizadas a medida en aluminio, latón o titanio, al que se le ha dado el mismo tratamiento que a cualquier pieza utilizada en ingeniería aeroespacial. Todos y cada uno de los botones y conectores quedan perfectamente accesibles para el usuario. A pesar del ligero engrosamiento que produce con unas toscas formas cuadradas, no incrementa su peso de forma considerable. En gran parte debido al tipo de materiales en los que están fabricadas.

Indiscutiblemente, no hay protección parecida hoy día en el mercado. No sólo en efectividad, sino también en el poco sentido estético. El deslucimiento del diseño del propio iPhone se hace más que evidente, por mucho que el fabricante se empeñe en decir que con el uso adquiere un atractivo aspecto envejecido. Tan envejecido que parece sacado de una tienda de venta de mueble rústico.

Como no podía ser de otra forma, las carcasas EXOvault tampoco se caracterizan por un precio módico. Dependiendo del material de fabricación, sus precios oscilan entre los 95 dólares (68 euros) para las carcasas de aluminio y latón, hasta alcanzar los 300 dólares (215 euros) para las de titanio. Se pueden adquirir directamente al fabricante a través de su página web.

+info: EXOvault

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...