La tecnología LED creada por Samsung permite la fabricación de pantallas tan delgadas como la UE32B6000. Todos los televisores de la serie 6000 son igual de delgados. Es un panel ultrafino de sólo 3Cm de fondo , en el que los logros de diseño de la casa resaltan aún más, quizá porque estamos acostumbrados a ver enormes monstruos con diagonales que superan los 40 pulgadas. Claro que éste es un aparato que tiene un panel de alta definición mientras que otros fabricantes se conforman con colocar uno de esos que llaman HD-Ready.

El rendimiento de imagen incorpora las mismas tecnologías que sus hermanos de mayor tamaño. El panel es Ultra Clear Panel, que transmite una mayor cantidad de la luz procedente de la iluminación trasera. Esto permite, unido a la capacidad de encendido y apagado de los LED, conseguir mayor capacidad de contraste. Es, de hecho, de las pantallas que más contraste obtienen en el mercado, sobre todo en este rango de precios. Sólo le falta una mayor capacidad de control local, pero todo se andará.

Tanta delgadez tiene su precio. La coreana es honesta, y no saca fuera del panel ni la conectividad ni el sintonizador como hacen otros, pero tiene que recurrir a ciertos atajos. En la parte trasera hay cuatro conectores HDMI, pero no hay euroconectores. El resto de conexiones se solucionan mediante un mazo de cables a final del cual se encuentran los conectores restantes. El único problema que se puede presentar es con cables HDMI de muy alta calidad, que a lo mejor encajan con dificultad en el poco espacio de que disponen. No es que se trate de defectos de la pantalla. Más bien estamos hablando de servidumbres derivadas de la delgadez extrema del aparato.

No resulta demasiado difícil configurar las características de la pantalla al gusto de cada consumidor, gracias a que incorpora en el menú un sencillo sistema de calibración. De todas formas, el motor de imagen es muy bueno. El sintonizador de televisión digital incorporado puede reproducir imágenes en alta definición, y es una de estas modernas pantallas que, al menos sobre el papel, ya están preparadas para la TDT de pago. Además tiene conectividad inalámbrica para sacar contenidos de la red doméstica, e incluso de Internet, y un puerto USB que reproducen música y fotografías. El precio es de 1.200 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,