La cámara compacta se nos ha quedado pequeña. Nos está empezando a gustar mucho la foto y nos encontramos constantemente luchando con nuestra compacta para hacer mejores fotos. Pero no hay manera, no hay controles manuales, y las limitaciones de la cámara se hacen más evidentes cada día. Hemos aprendido un montón de cosas de fotografía y no podemos aplicarlas porque nuestra cámara no nos deja. No hay duda: es el momento de dar el paso a la réflex.

Bien, como dicen en alcohólicos anónimos el primer paso es reconocerlo. Pero vamos al segundo ¿que cámara réflex necesito? La variedad de marcas y modelos es enorme, y puede que no nos haga falta la mejor cámara del mercado. Conocer las necesidades de cada uno es importante para no gastarnos más dinero del necesario, así que desde tusequipos.com hemos comparado cuatro cámaras de iniciación para que alija cual es la que más le conviene.

CANON EOS 1100D

Con la garantía de que Canon no es precisamente una marca de segunda fila. La EOS 1100D es de las más baratas de la lista (480 euros sin objetivo, unos 600 con un objetivo 18-55mm), y ofrece todas las prestaciones básicas que se le pueden exigir a una réflex de iniciación.

Sensor CMOS de 12 megapíxeles, con una sensibilidad que abarca desde los 100 hasta lo 6.400 ISO. Buen tratamiento del ruído, y controles automáticos muy conseguidos. También graba vídeo en calidad HD, a 25 cuadros por segundo. Eso sí, los usuarios se quejan bastante de lo complicado que resulta mantener el foco durante la grabación de vídeo. Osea que si está muy interesado en hacer sus pinitos en el cine, esta quizá no sea la mejor cámara.

En general, es la más “amateur” de las cámaras que presentamos, pero también muy barata. Si sólo queremos la réflex para hacer buenas fotos y seguir aprendiendo, esta es sin duda la mejor. Pero nos puede dejar algo tirados en la grabación de vídeo. Además, si hemos decidido dar este paso es porque queremos aprender, y la EOS 1100D cuida demasiado los modos automáticos. Si queremos aprender foto tenemos que poner la “M” en la ruedecita desde el primer día, y la 1100D invita a todo lo contrario.

NIKON D3100

Un pequeño paso para el vídeo, hemos subido hasta la calidad Full HD (1920 x 1080 píxeles). Además, la Nikon D3100 cuenta con un sensor CMOS de 14 megapíxeles que puede llegar a los 12.800 ISO. Es decir, fotos con poca luz con un control aceptable del ruído.  Cuenta con una generosa pantalla de tres pulgadas, aunque se queda un poco corta de resolución (apenas 230.000 píxeles).

Tiene algo que valoramos poco, pero que hace que una cámara se agradable de usar: presencia. No es pesada, pero tenemos la sensación de tener una cámara “de verdad” entre las manos. Los botones está bastante a mano y el funcionamiento es sencillo e intuitivo, a pesar de lo cual tiene varios menús “tutoriales” de como llegar a la mejor foto.

Es más cámara que la 1100D, pero no todo son bondades. La grabación de vídeo está limitada a 10 minutos, lo que puede ponernos en alguna situación “comprometida”. Además, la velocidad de ráfaga apenas alcanza las tres tomas por segundo. Lo mejor es el precio: podemos encontrarla desde 400 euros sin objetivo, y por unos 530 con un 18-55 mm. Algo más a tener en cuenta es que Nikon no ofrece un gran servicio post-venta. Si la cámara sale defectuosa el periplo por el servicio técnico durará semanas en el mejor de los casos.

SONY A33

Otro paso adelante para un cámara a la que a algunos les cuesta llamar réflex. Y es que la Sony A33 no tiene espejo. O mejor dicho, tiene espejo pero es traslúcido y no se mueve. ¿y que significa esto? Pues como todo en esta vida, tiene cosas buenas y cosas malas.

La Sony A33 tiene la mejor velocidad de ráfaga de toda la serie, hasta siete fotogramas por segundo. Imagine lo bien que le puede venir esto a la hora de fotografiar un partido de fútbol, una carrera de coches y, en general, todo lo que implica fotografiar cosas que van muy deprisa y no tienen intención de pararse para salir mejor en la foto. Esto es posible gracias a que el espejo no debe moverse arriba y abajo para tomar la foto. Así ganamos velocidad.

Pero también perdemos algo. Si la luz que entra por el objetivo no se refleja en el visor, no podremos ver con el ojo lo que va a ver la cámara. Por esto, Sony ha introducido un visor electrónico de 1.44 megapíxeles. Es un buen visor, pero no tan bueno como el propio ojo humano.

Otro gran punto a su favor es el sistema de autoenfoque. La A33 graba vídeo en alta definición, y además mantiene el foco mucho mejor que sus competidoras. De hecho, es posiblemente la mejor de la lista en grabación de vídeo. Pero todo lo bueno se paga, y en el caso de la A33 el precio sube hasta los 550 sin objetivo, o unos 640 con un 18-55 mm. También tenemos que tener en cuenta que los objetivos de Sony son caros, y es difícil encontrar otras marcas cuyos objetivos sean utilizables en una Sony (al contrario de lo que ocurre con Canon y Nikon).

PANASONIC G-3

Y para terminar por hoy una cámara recién presentada que llama la atención en esta lista por una poderosa razón: no es una réflex. Es un ejemplo de que, a lo mejor, lo que Ud. está buscando no es una cámara de espejo, sino una buena cámara que haga buenas fotos.

La Panasonic Lumix G-3 es lo que consideramos normalmente una cámara bridge (puente). Un paso intermedio entre las compactas y las réflex. Pero no es una bridge normal. También tiene objetivos intercambiables, y su sensor tiene poco o nada que envidiar a otros citados en este ranking: LIVE MOS de 16 megapíxeles.

También graba vídeo en calidad Full HD, y con un buen sistema de autoenfoque. Además registra el sonido en Estéreo sin necesidad de un micrófono externo. Es muy pequeña, mucho más que el resto de las cámaras vistas, y también más ligera. Tiene los mismo controles manuales que las otras y mucho modos automáticos de retoque pre y post toma.

¿Que le falla entonces? Bueno, le fallan varias cosas. Para empezar que es tan pequeña que a algunos se les puede hacer muy raro manejarla. Casi todos los controles se llevan a cabo a través de una pantalla táctil, que están muy de moda, pero quizá no sea la mejor manera de controlar una cámara de fotos. Además tiene el mismo problema con el visor que la Sony A33: por mucho que se invierta en un gran visor electrónico, nuestro ojo siempre verá mejor que es lo que queremos fotografiar.

En definitiva, le falla que no es una réflex, aunque ya se habrá dado cuenta de que es una muy buena cámara que puede hacer muy buenas fotos sin necesidad de serlo. Además, probablemente por que acaba de ser presentada, el precio es bastante elevado. 700 euros con el objetivo más básico. Y si en Sony era difícil encontrar objetivos fuera de la marca, con la G-3 es directamente imposible. Tendrá que conformarse con los de Panasonic que, si bien no son malos, son bastante caros.

Conclusión

Si aquí espera encontrar citada la mejor cámara de la lista la respuesta es más que evidente: depende. Al final tendrá que decidir cuanto dinero quiere gastarse y para que va a utilizar la cámara. Si sólo necesita una buena cámara y tiene bastante dinero, puede optar por la Panasonic G-3. Si busca una réflex barata y suficiente, quizá la Canon 1100D sea su cámara. Si tiene mucho interés en la grabación de vídeo puede optar por la Sony A33, y si quiere un poco de todo en una cámara asequible puede decantarse por la Nikon 3100D.

En cualquier caso, el mejor consejo que le podemos dar es que se vaya a la tienda. Coja las cámaras y pruebe. Hay un factor sobre el que no podemos aconsejarle, y es lo que le gusta cada cámara. Una réflex tiene algo de objeto fetiche, como un bolso o un coche. Que sea la mejor no significa que sea la que más nos va a gustar.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,