La resistencia es uno de los aspectos sobre los que los fabricantes de móviles están comenzando a poner más empeño. Los smartphones son dispositivos muy completos que se han convertido en una especie de extensión de los usuarios, te permiten entrar en Internet desde cualquier sitio, hacer fotos con muy buena calidad o incluso usarlos como si fueran un GPS de bolsillo. Sin embargo la mayoría de ellos comparten el mismo problema, son muy frágiles. Esto se debe principalmente a la introducción de las pantallas táctiles, al ser una superficie bastante grande y lisa es realmente fácil que aparezcan rayaduras o se quiebre por un golpe inesperado. A esto se suma que este tipo de dispositivos van con nosotros a todas partes y el riesgo de que se caiga está siempre presente. Esta situación hace que la compra de una funda protectora sea casi una obligación si queremos mantener la integridad de nuestro smartphone, el problema es que la mayoría de veces son poco estéticas y estropean el diseño original del dispositivo.

Como decíamos, los fabricantes son conscientes de la situación y cada vez es más normal encontrar móviles realizados con materiales muy resistentes e incluso a prueba de agua, el gran enemigo de cualquier aparato electrónico. Sin embargo esta particularidad se suele reservar a móviles de gama media y los gama alta, que tienen pantallas más grandes, siguen siendo los más fáciles de romperse. En el blog Android Authority han puesto a prueba dos de los smartphones más populares del momento que además son competencia directa. En un lado del ring está el iPhone 4S y al otro el  recién estrenado Samsung Galaxy S3. El smartphone de Apple tiene una estructura bastante sólida, con el borde de metal, pero sus dos caras están recubiertas de cristal y, aunque se supone que es resistente, no soporta demasiado bien los golpes y se quiebra con mucha facilidad. Antes de la presentación oficial del nuevo buque insignia de Samsung, se especuló con la posibilidad de que su carcasa estuviera fabricada con un material cerámico muy resistente, finalmente no ha sido así y han apostado por el policarbonato, un tipo de plástico con propiedades mecánicas muy sólidas.

La prueba de Android Authority, en la que han dejado caer ambos terminales de la misma forma (por la parte trasera, de lado y por la parte frontal), no ha desvelado un claro ganador ya que los dos han sufrido más o menos los mismos daños. Tras sufrir las tres caídas, el cristal que recubre el iPhone 4S está completamente resquebrajado por las dos caras, aunque la pantalla sigue funcionando y reconoce gestos táctiles de forma habitual. Por su parte el Samsung Galaxy S3 está menos dañado a simple vista, pero no funciona y ha quedado inservible. Queda demostrado que ninguno de los dos soporta este tipo de pruebas, aunque los daños dependen mucho de la forma en la que impacta el terminal contra el suelo. La caída frontal, por la parte donde está la pantalla, es la más temida por los usuarios de este tipo de móviles y en el vídeo queda demostrado.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,