Parece que esta vez sí: el iPhone 5 será la revolución en diseño que el año pasado se quedó en coitus interruptus con el iPhone 4S. Según varios rumores que llevan semanas circulando por la red, el futuro dispositivo de la firma de Cupertino propondría un nuevo aspecto que supondría una renovación de lo visto en los últimos dos lanzamientos de la firma. Ya hay varios supuestos prototipos inundando los mentideros del sector, aunque entre ellos distan de ser propuestas reales a la hora de ser alzadas como alternativas para el nuevo terminal.

No obstante, otros datos empiezan a servir de apoyo para pensar que, efectivamente, Apple tiene bajo la manga un as que ayude a generar la idea de que el nuevo iPhone es, efectivamente, nuevo. Ya no sólo se trata del rumor que señala que este año, por fin, veremos un manzanófono que crece para alejarse de las 3,5 pulgadas que han sido insignia hasta el momento, instalando una pantalla de cuatro pulgadas. Además, son varios los indicios que señalan con precisión un nuevo grosor en el diseño del terminal: 7,9 milímetros. Tal es así que según hemos conocido a través de iJailBreak, varios fabricantes chinos de carcasas y fundas están ya produciendo accesorios para el próximo teléfono de la firma californiana, dejando al descubierto aspecto tocantes directamente al tamaño y proporciones del iPhone 5.

Así, hemos tenido constancia de un esquema que expone directamente que el próximo teléfono táctil de la compañía con sede en Cupertino tendrá unas dimensiones de 123,8 x 58,6 x 7,9 milímetros. Esto confirmaría, asimismo, el hecho de que el nuevo smartphone de Apple tendrá una pantalla en formato panorámico, es decir, en una proporción de 16:9, lo que implicaría una resolución de 1.136 x 640 píxeles, en caso de instalar la rumoreada pantalla de cuatro pulgadas que mantenga los índices de la conocida definición Retina —que define una densidad de 326 puntos por pulgada—.

Por desgracia, las fuentes consultadas a este respecto no se hacen eco de los materiales empleados en la fabricación del iPhone 5. Hasta ahora se había hablado de emplear una carcasa de cuerpo único de aluminio, aunque también ha trascendido en los últimos días la posibilidad de que se use una combinación de cristal y aluminio en la trasera del dispositivo, recurriendo de nuevo a la cobertura de acero por los bordes para ensamblar el equipo, tal y como ya se ha usado en los iPhone 4 y iPhone 4S.

Entre otros rumores, se ha apuntado que el iPhone 5 tendrá un procesador de cuatro núcleos similar al Samsung Exynos 4 Quad visto en el Samsung Galaxy S3. Habrá mejoras en las cámaras del teléfono, aunque no se ha precisado qué tipo de implementaciones —ya sean en la calidad de los sensores instalados o ampliando la resolución efectiva—. También se ha especulado al respecto del cuadro de conexiones, apuntando que se incorporarían opciones LTE —es decir, acceso a redes de Internet móvil de cuarta generación— y NFC. La posibilidad de que el nuevo estándar para la instalación de la línea de cliente en el iPhone 5 sea el llamado nanoSIM también está entre las posibilidades que se están manejando como parte de las características del terminal.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...