A la hora de querer hacerse con un móvil realmente potente, con un dispositivo pensado para llevar lo último de lo último, la decisión puede llegar a pasar, necesariamente, por conseguir un smartphone con procesador de cuatro núcleos y con un perfil de prestaciones que incorpore las novedades más punteras del mercado. En este sentido, dos de los terminales de referencia en este sentido son de la surcoreana Samsung y de la china Huawei.

En el primero caso, hablamos del Samsung Galaxy S3, un teléfono que no necesita presentación: más de diez millones de dispositivos vendidos en menos de dos meses avalan su popularidad. Gran pantalla, unidades de proceso de gran solvencia, cámara de última generación y multitud de soluciones de software exclusivas y muy sorprententes.

En el segundo caso, nos centraríamos en el Huawei Ascend D Quad XL, la alternativa de un fabricante que este año aspira a vampirizar la cuota de mercado de otros fabricantes de referencia, como HTC o Motorola. No en vano, el objetivo de la firma es ser el tercero en volumen de ventas de teléfonos para 2015. Y este Huawei Ascend D Quad XL desde luego es un buen argumento para penetrar en el mercado con una gran imagen: procesador veloz —de fabricación propia, por cierto—, pantalla de gran tamaño que emula la resolución del último iPhone y una gran autonomía. No obstante, ¿con qué móvil deberíamos quedarnos si estuviésemos en vilo entre ambos? Echemos un vistazo.


Diseño y pantalla

El móvil de Samsung es más voluminoso en términos de altura y ancho, aunque más delgado que el dispositivo de Huawei. Hay una razón: mientras el Samsung Galaxy S3 propone una pantalla más amplia —4,8 pulgada frente a 4,5 pulgadas—, el Huawei Ascend D Quad XL instala una batería sensiblemente más potente, lo que se traduce en más ancho. En ambos casos, por cierto, hablamos de materiales plásticos, aunque en el caso del teléfono de Huawei quizás sea algo más cómodo por el hecho de que se sujeta mejor en la mano.

Ya hemos tocado tangencialmente el tema de las pantallas. Ahora, la decisión se debe centrar en uno de estos dos criterios: tamaño o densidad de resolución. En el primer caso, destaca especialmente el Samsung Galaxy S3; en el segundo, el Huawei Ascend D Quad XL. Y es que las 4,8 pulgadas del móvil de la coreana marcan la diferencia: con la excepción de su antecesor, el Samsung Galaxy Note, no hay teléfono con panel más amplio —con permiso del LG Optimus Vu, un dispositivo que se inspira precisamente en el Note—.

No obstante, aunque en 4,5 pulgadas, el Huawei Ascend D Quad XL tiene la capacidad de concentrar, usando la misma resolución que su homólogo surcoreano, una densidad mayor, de 326 puntos por pulgada, que sirven para ponerse a la altura de la aplaudida calidad Retina que Apple atribuye a sus iPhone 4 y iPhone 4S.


Conectividad

Samsung no ha querido dejar cabos sueltos en este apartado y ha propuesto con su Samsung Galaxy S3 un cuadro completísimo. El Huawei Ascend D Quad XL también responde en este sentido, aunque adolece de pequeñas aunque significativas carencias frente a la propuesta de la surcoreana. Básicamente, la diferencia entre ambos dispositivos radica en el sensor de comunicación por proximidad NFC, presente en el Samsung Galaxy S3 y no en el terminal chino.

Por lo demás, prácticamente se emulan los perfiles: 3G, Wi-Fi, opciones Hotspot —para compartir la conexión móvil con otros equipos—, Bluetooth, microUSB, MHL —con el que podríamos usar un adaptador para lanzar audio y vídeo en alta definición a un televisor compatible— y GPS.

Multimedia y cámara

Aquí se hace fuerte el Samsung Galaxy S3. No olvidemos que, además de una plataforma para comunicaciones móviles, el smartphone es la navaja suiza de nuestro tiempo, y sobre todo, en lo tocante a la reproducción de vídeo, audio e imagen. El móvil de Samsung es en este sentido la referencia del mercado. No sólo reconoce prácticamente todos los formatos que podamos imaginarnos, sino que además amplía la forma de reproducir archivos, especialmente, si se trata de hacerlo con vídeo. Una prueba de ello es la posibilidad de arrancar la aplicación Pop Up Vídeo. Cierto que con Android 4.1 Jelly Bean esta opción se hará extensible a todos los móviles compatibles, pero mientras llega el momento, el Galaxy S3 lleva la exclusiva de esta función de reproducción en ventana flotante.

En cuanto a la cámara, ambos llevan un sensor preparado para capturar imágenes de hasta ocho megapíxeles, con opciones de grabación de vídeo en resolución máxima FullHD, es decir, con un cuadro de 1.920 x 1.080 píxeles. En el caso del Huawei Ascend D Quad XL se acompaña de un flash LED dual, mientras que el Samsung Galaxy S3 lleva un LED único.

No obstante, cuando vemos las opciones del software controlador de la cámara, advertimos que en el caso del teléfono de Samsung se integran una serie de soluciones que facilitan el manejo de la aplicación a los usuarios de este móvil. Dispondría, por ejemplo, de una función de captura secuencial, complementada con otra que en una ráfaga de ocho capturas continuadas establece un análisis de las fotos para proponerle al usuario la mejor que se ha realizado, poniéndole las cosas mucho más fáciles al propietario del dispositivo.

Procesador, memoria y sistema

Sendos chips de cuatro núcleos capitalizan la atención de los Samsung Galaxy S3 y Huawei Ascend D Quad XL. Además, se da la circunstancia de que ambos terminales emplean tecnología nativa en la construcción de la unidad. En el primer caso, se trata del Samsung Exynos 4 Quad a 1,4 GHz, mientras que en el segundo nos topamos con el Huawei K3V2 que opera entre 1,2 y 1,5 GHz. El chip de Samsung está basado en una arquitectura de 32 nanómetros, frente a la de Huawei, de 40 nanómetros. Esto se traduce en una mayor eficiencia en el Samsung Galaxy S3, que teóricamente se calentaría menos y requeriría de un menor consumo energético.

En memoria también se marcan importantes distancias. Mientras que el Samsung Galaxy S3 presenta tres versiones de este terminal según su capacidad de almacenaje interno —16, 32 y 64 GB—, el Huawei Ascend D Quad XL sólo dispone de un modelo: ocho GB. Además, aunque ambos terminales admiten tarjetas microSD externas, en el caso del móvil de Huawei el máximo instalable se ciñe a unidades de 32 GB, mientras que el de Samsung permite meterle hasta 64 GB adicionales. En la práctica, el Samsung Galaxy S3 podría disponer de hasta 128 GB, mientras que el tope de memoria del Huawei Ascend D Quad XL es de 40 GB.

Respecto al sistema operativo, ambos juegan en tablas, al encontrarnos con Android 4.0 Ice Cream Sandwich. La cuestión estribaría, en este caso, en saber cuál de los dos se pasará a lo más nuevo de Google en lo que a plataformas se refiere, Android 4.1 Jelly Bean. Según las últimas noticias, el Samsung Galaxy S3 será de los primeros en actualizarse, y desde el mes de agosto podría empezar a recibir el último sistema de los de Mountain View. Para el terminal de Huawei no hay datos al respecto.

Autonomía

La diferencia en capacidad de batería entre estos móviles no es especialmente destacada. El Samsung Galaxy S3 lleva una unidad de 2.100 miliamperios, frente a los 2.500 miliamperios del Huawei Ascend D Quad XL. No obstante, para este último dispositivo no hay índices aproximados de autonomía en uso o reposo, con lo que no se puede cuantificar la forma en que se comporta el terminal en baremos de potencia, duración y tipos de funciones en activo. En el caso del Galaxy S3 la cosa queda mejor expuesta, y sabemos que soporta entre 21,6 y once horas en conversación —ya sea en modo 2G o 3G—, así como más de un mes en reposo.


Opiniones

Uno de los puntos de mayor interés a la hora de hacerse con uno u otro terminal está en el precio. Aún no hay uno fijado para el Huawei Ascend D Quad XL, aunque sabiendo que su versión con batería de 1.800 miliamperios costará unos 500 euros en Europa, no cabe duda de que la edición con mayor autonomía no bajaría de los 550 ó 600 euros. En este sentido, y aunque el precio oficial del Samsung Galaxy S3 con 16 GB de memoria interna es de 700 euros, multitud de ofertas que se pueden localizar sin demasiado esfuerzo en el mercado lo sitúan en baremos próximos a los 600 euros. Así, habida cuenta de los argumentos de uno y otro, y de la integración que cada vez más se amplía en los móviles de Samsung con la plataforma de Google —a pesar de la presencia de la capa nativa TouchWiz de la coreana—, quizás la posibilidad de hacerse con el Galaxy S3 le resulte más atractiva a los usuarios que anden dubitativos en la elección.


Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,