Con la llegada de las pantallas táctiles a los móviles, cada vez encontramos dispositivos más grandes. Una pantalla suficientemente amplia es necesaria para poder visualizar cualquier contenido con claridad y se puede decir que es el componente más importante en un smartphone. Samsung, el mayor fabricante de telefonía del momento, llevó el concepto de las pantallas grandes a un nuevo nivel en septiembre del año pasado con la presentación del Samsung Galaxy Note. Este dispositivo se situaría a medio camino entre un tablet y un smartphone, principalmente debido a su enorme panel de 5,3 pulgadas. El hermano mayor de la familia Galaxy es mucho más que un teléfono, gracias al lápiz táctil se puede convertir en una especie de cuaderno de notas digital en el que podemos dibujar, crear montajes con imágenes o simplemente anotar cualquier idea que se nos ocurra.

En un principio hubieron dudas acerca de la funcionalidad del terminal porque es excesivamente grande, sin embargo al público parece que le encantó la idea, algo que queda patente en las cifras de ventas. El pasado mes de marzo, Samsung anunció que ya se habían vendido cinco millones de unidades del Samsung Galaxy Note en todo el mundo. Ahora, cinco meses después, esta cifra se ha duplicado y los coreanos pueden decir orgullosos que ya han conseguido colocar la friolera de diez millones de Galaxy Note. Aunque no llega al nivel de otros súper ventas  como el Samsung Galaxy S3 (del que han vendido diez millones de unidades en mucho menos tiempo), el Note ha conseguido hacerse un hueco en el panorama de la telefonía a pesar de ser un terminal que no se adapta a los gustos de todos los usuarios.

Contra todo pronóstico, este terminal ha hecho que Samsung obtenga estos excelentes resultados de ventas. En este sentido no es de extrañar que los coreanos hayan decidido crear una segunda generación del dispositivo. Los rumores acerca del Samsung Galaxy Note 2 llevan circulando desde hace varios meses y la propia compañía ha confirmado que será presentado el próximo 29 de agosto en el evento previo al inicio de la feria IFA de Berlín. El nuevo híbrido entre smartphone y tablet contará con mejoras sustanciales con respecto al anterior modelo. Para empezar contará con un panel todavía más grande, de 5,5 pulgadas, y también se habla de que su resolución podría aumentar hasta los 1.680 x 1.050 píxeles. No obstante los últimos datos relacionados con este terminal apuntan a que Samsung habría decidido mantener la misma resolución del primer modelo (1.280 x 800 píxeles) para reducir el consumo de batería.

Otros de los componentes que integrará son procesador de cuatro núcleos a 1,5 gigahercios y cámara de ocho megapíxeles con sensor retroiluminado. Además de contar con un perfil técnico muy avanzado, Samsung también habría optado por integrar algunas funciones de software como el asistente de voz S Voice o el sistema Smart Stay, ambas presentes en el Samsung Galaxy S3. El diseño del terminal también se asemejará al del actual buque insignia de la compañía, tal y como se aprecia en la imagen sobre estas líneas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...