Los wearables son una categoría de dispositivos creada recientemente, pero que en poco tiempo se ha extendido por el panorama móvil. La mayoría de marcas de telefonía avanzada ya han presentado sus propuestas, hasta Apple, que lanzó hace poco el esperado Apple Watch, pero algunos fabricantes de relojes tradicionales también se quieren unir a la fiesta. La irrupción de los wearables se puede comparar con la llegada de la fotografía digital o de los propios smartphones. Normalmente son nuevas marcas las que reinventan la industria, dejando a los fabricantes más tradicionales en una situación comprometida: “renovarse o morir”. Sin embargo, los wearables no “matarán” a los relojes tradicionales como las cámaras digitales hicieron con las analógicas o los smartphones con los móviles clásicos. Los wearables coexistirán con los relojes normales, pero a pesar de ello en Swatch decidieron lanzar su propuesta, que está enfocada al deporte, concretamente el voley playa. El primer wearable de Swatch no ofrece prestaciones tan interesantes como para competir contra marcas como Sony, Samsung, Huawei o Apple, que cuentan con productos mucho más completos y que ofrecen una buena experiencia de uso. Sin embargo, si las declaraciones del CEO de la marca acaban cumpliéndose, el próximo reloj inteligente de Swatch contará con una batería que durará la friolera de seis meses. A ver cómo compiten contra eso.

La autonomía es sin duda el principal problema de los dispositivos móviles de última generación, incluyendo tablets, smartphones y ahora también wearables. Cuanto más pequeño es el dispositivo, menos espacio hay para colocar una batería decente. La mayoría de relojes nos obligan a pasar por el enchufe casi a diario, alargándose a dos días en el mejor de los casos. En este sentido, si Swatch lanza una batería con una  duración tan prolongada, estarán en una posición privilegiada con respecto al resto de marcas que ahora les superan en tecnología y prestaciones.

La información ha sido publicada en el periódico suizo Handelszeitung y comentada por Reuters. Como decíamos, las declaraciones las ha hecho Nick Hayek, el CEO de la marca, y más tarde han sido confirmadas por un portavoz de la compañía. Belenos, la división de investigación de Swatch, está trabajando con el fabricante de baterías Renata para la creación de este producto del que, de momento, no conocemos detalles concretos. No hay ninguna pista acerca de la tecnología que emplearán, ni tampoco sobre las funciones que ofrecerá el smartwatch -aunque no podemos esperar un dispositivo muy avanzado si la batería va a durar tanto. Hayek asegura que la batería de larga duración estará lista para el próximo año y que no sólo servirá para relojes avanzados, sino también para automóviles.

En febrero de este año, Swatch desmintió los rumores de que estaban planeando el lanzamiento de un smartwatch, sólo para lanzarlo en marzo, ni un mes más tarde. El Touch Zero One es el primer wearable de Swatch y, como decíamos, está enfocado en el voley playa. Esperemos que estén más acertados con su próxima propuesta.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...