Parece que no pasa un día sin que escuchemos un nuevo rumor sobre los futuros lanzamientos de Samsung. Si se terminan confirmando las filtraciones de las últimas semanas, la compañía surcoreana tiene varios smartphones en la recámara que podrían ir lanzando en los próximos meses. Hace un par de días os hablábamos del Samsung Galaxy J2, un nuevo smartphone de gama de entrada que se sumaría a la gama Galaxy J en breve. Ayer mismo os mostramos imágenes del Samsung Galaxy A8 y también se espera el lanzamiento de los Samsung Galaxy Note 5 y Samsung Galaxy S6 edge Plus para el próximo mes de septiembre. En este caso la filtración corresponde a otro dispositivo que se ha etiquetado con el código SM-G930F. El terminal es un smartphone y acaba de recibir una certificación WiFi. El único datos que revela el informe es que funcionará sobre las bandas de 2,4 y 5 Ghz. Sin embargo, en SamMobile ya habían filtrado información sobre este terminal anteriormente y todo apunta a que su nombre comercial será Samsung Galaxy S5 Neo.


El certificado WiFi fue otorgado al Samsung SM-G930F el pasado día 6 de julio, por lo que podría ser presentado en las próximas semanas, pero no es posible saber cuando. El certificado WiFi ha sido publicado en BlogOfMobile y difundido por SamMobile, que lo completa con la lista de especificaciones que se filtraron hace un mes. Según los datos que han aparecido hasta ahora, el Samsung Galaxy S5 Neo tendrá muchas coincidencias con el Samsung Galaxy S5 original, el buque insignia de Samsung para 2014. El terminal repetiría con la misma pantalla, es decir, una Super AMOLED de 5,1 pulgadas en diagonal que desarrolla 1.920 x 1.080 píxeles de resolución (FullHD). También viene con la cámara trasera de 16 megapíxeles, acompañada de un flash LED, y una batería de 2.800 miliamperios. La memoria RAM sigue estando en 2 Gb, pero hay una cambio importante en el procesador. La compañía habría decidido integrar un chip mucho más potente que el que venía con el Galaxy S5 original, concretamente un ocho núcleos de 64 bits. Para evitar sustos con la temperatura, Samsung no ha querido pillarse los dedos con el Snapdragon 810 y apostarían por un Exynos 7580 de fabricación propia.

Otra diferencia con respecto al primer modelo sería la cámara delantera, que según los datos pasa a 5 megapíxeles, frente a los 2 megapíxeles del Galaxy S5. Además integrará un chip LTE-Advanced para poder navegar por redes 4G de alta velocidad. El Samsung Galaxy S5 Neo llegaría en dos ediciones distintas con una sola SIM o con ranura para dos tarjetas, de forma que podría funcionar con dos líneas de teléfono al mismo tiempo, y saldrá de serie con Android 5.1 Lollipop instalado. Hace unos días el terminal apareció en una web de la República Checa, dónde estaba disponible en pre-reserva por 490 dólares (444 euros al cambio actual). De momento Samsung no ha confirmado nada, por lo que sólo queda esperar al anuncio oficial para salir de dudas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...