Samsung es una de las marcas que más fuerte han apostado en la todavía joven categoría de los wearables. Ya cuentan con un amplio catálogo de relojes y pulseras deportivas que pronto se podría ampliar con su primer reloj redondo, el Samsung Gear A. Este tipo de dispositivos están muy ligados a la salud y el deporte, integrando varios sensores para medir datos de nuestra actividad física, las calorías consumidas o las pulsaciones. Sin embargo, Samsung también ha llevado la pasión por el deporte a sus móviles y así algunos de sus modelos de gama alta integran un sensor de ritmo cardíaco en la parte posterior, como por ejemplo los Samsung Galaxy S5 y Samsung Galaxy S6. La última patente registrada por la compañía, que ha sido difundida por el blog VentureBeat, indica que podrían seguir este camino y añadir una nueva función de salud/deporte a sus teléfonos, nada menos que un medidor del índice de grasa corporal.

La patente registrada por Samsung describe un sistema de sensores que pueden medir el índice de grasa corporal mediante un sistema conocido como bioimpedancia. Muchas básculas cuentan con sensores de este tipo y también hay aparatos especiales para conocer este dato concreto, pero hasta ahora no lo habíamos visto en ningún móvil. Los esquemas de la patente indican que los sensores deberán estar “cerca del teléfono”, un detalle que deja caer que no estarán integrados en el propio móvil, sino que se usarían mediante algún tipo de accesorio com una carcasa protectora.


Para poder medir su índice de grasa corporal, el usuario tendría que sujetar el móvil con las dos manos, asegurándose de que los cuatro sensores están en contacto con la piel. El sistema mide la impedancia del cuerpo al entrar en contacto con la piel y obtiene una lectura aproximada del nivel de grasa corporal de la persona, exactamente igual que hacen otros dispositivos similares. La bioimpedancia no es el sistema más fiable para conocer el nivel exacto de grasa, hay otros como los lipocalibres (una especie de pinzas), que permiten obtener una cifra exacta y son usados por algunos profesionales nutricionistas -aunque muchos de ellos usan básculas de bioimpedancia por la comodidad que suponen.

El registro de una patente no es sinónimo de que el sistema descrito vaya a hacerse realidad. Ahora Samsung tendría que probar su invento y decidir si es o no factible, y sobre todo si va a venderse bien. A priori no parece una función que vaya a resultar muy práctica a menos que nos dediquemos a algún deporte de forma profesional -aunque puede venir bien para seguir los progresos en una dieta o rutina de ejercicios. Sin embargo, el hecho de que venga en un accesorio separado es positivo, ya que el precio será más bajo que si viene integrado en un teléfono de la marca y además no se impondrá a todos los usuarios. Ahora sólo queda esperar para ver si finalmente este invento ve la luz o se queda en un cajón.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...