Vivimos en una época marcada por la innovación tecnológica y por el desarrollo y aplicación de la técnica para lograr un objetivo primario: hacernos la vida más fácil. Es la era de Internet, de los teléfonos o televisiones inteligentes y de la simplificación de la gran mayoría de tareas cotidianas. Una de estas labores es la limpieza. A todos nos gusta que esté todo limpio, ¿verdad? El problema es que a nadie nos gusta limpiar. En ese sentido, la técnica avanza a pasos agigantados y los robots aspiradores o robots de limpieza ya son una realidad. Seguramente te preguntarás muchas cosas sobre estos nuevos protagonistas de la higiene doméstica. En las próximas líneas trataremos de dar respuesta a esos interrogantes.

Desde la grandes compañías del sector de la limpieza inteligente, como pueden ser iRobot o Samsung, se insiste en que la era del fregar se ha terminado. Ahora es posible dejar los suelos de nuestra casa como los chorros del oro sin esfuerzo, sin necesidad de tirar de escobas, fregonas o de agarrar a pulso la aspiradora de un lado a otro de nuestro domicilio. La primera pregunta que se me ocurre. ¿A quién le puede interesar realmente estos robots de limpieza?

Lógicamente esta nueva tecnología le debe interesar a todas aquellas personas que quieran tener los suelos siempre limpios. A día de hoy todavía genera muchos reparos el tema. La mayoría de las personas ven a estos nuevos aparatos como si fueran una especie de extraterrestres. Es algo normal, ya que al que Roma no se construyó en un día, la tecnología precisa también un tiempo de adaptación. Para muestra un botón: hace más de 100 años, cuando se empezó a hablar de la primera lavadora, la opinión pública era de la creencia de que no existía manera más eficaz que el lavado a mano. ¿Hoy en día quién lava a mano? Absolutamente nadie…

Antes de nada, seguramente no tengas claro el concepto. En función de precios y características nosotros nos vamos a tomar la licencia de distinguir entre tres tipos de aparatos: Los robots-mopa, los robots de limpieza y los robots aspiradores. A simple vista todos parecen servir para lo mismo, no obstante todos presumen de limpiar el suelo. Sin embargo, por su eficacia y metodología nuestra clasificación es más que acertada. Más adelante explicaremos bien los tres conceptos.

¿Realmente dejan todo limpio? En mi casa hay escaleras…

La principal razón para que exista aun tanto recelo al respecto es de sentido común. ¿Estos ‘bichos’ limpian de verdad? Es innegable que la técnica por mucho que avance nunca va a ser capaz de solapar totalmente al hombre. Desde aquí vamos a intentar orientarte, pero siempre recomendaremos que al menos una vez a la semana se siga realizando una limpieza más a fondo, realizando las labores de toda la vida como barrer o fregar el suelo.

Ahora bien, el nivel de eficacia que están alcanzando cada vez es mayor. Los de gama superior incluso contienen cámaras y sensores para detectar las zonas que más sucias se encuentran e incidir más en esos puntos, por lo que el resultado será más que satisfactorio.

Otro de los interrogantes surgen en aquellas casas de más de una planta. ¿Merece la pena tener un robot de limpieza si en mi casa hay escaleras? La respuesta es afirmativa, aunque con matices. Los robots de cierta calidad integran sensores que detectan escaleras y zonas peligrosas. Cuando llegan al borde dan media vuelta y continúan con la limpieza. Por tanto puedes estar tranquilo en ese aspecto, ya que no te quedarás sin aparato el primer día. Eso sí, para limpiar otros pisos tendrás que llevar el robot tú mismo.

Al igual que con las escaleras, la aclaración es aplicable a muebles, patas de las mesas y demás obstáculos que se pueda encontrar a su paso nuestro robot aspirador. Incluso en las alfombras, en función del grosor, muchos aparatos ya incluyen una función que eleva su altura para no dañar nada.

Nos venden que existen robots de limpieza para todos los bolsillos pero…

Vamos con la clave de todo. Los tipos y precios. Últimamente habrás visto infinidad de anuncios publicitarios en el que las principales marcas de robots aspiradores inciden en una frase: Aptos para todos los bolsillos. Llegados a este punto cabe matizar alguna cosa. Por un lado, es cierto que han salido al mercado, bajo el nombre de robots de limpieza, aparatos de unos 80-100 euros. La realidad es que más que robots de limpieza, merecen el nombre de mopas eléctricas. Brindan un servicio similar al de la mopa de toda la vida y además se estropean enseguida. Vamos, una ruina. Aquí viene como anillo al dedo acuñar la famosa frase de que lo barato puede salir muy caro. Estas son las que llamaríamos robots-mopa, no te dejes engañar.

En el segundo puesto de nuestra clasificación encontramos los robots de limpieza. En este punto hay que rascarse el bolsillo, ya que los que cuentan con cierta calidad los encontraremos a partir de 300 euros. En mi opinión estos son los que más recorrido tienen en estos momentos. Las marcas más representativas probablemente sean iRobot y Samsung.

La empresa americana (iRobot), en 2002, le quitó el cable a sus aspiradoras, les puso sensores, motor y cámaras y las convirtió en una especie de platillo volante que era capaz de limpiar la casa por su cuenta. Hoy en día tienen robots de más de mil euros como el modelo Roomba 980. Por su parte, los coreanos de Samsung cuentan con dos familias muy potentes: NaviBot y PowerBot. Pero en esta segunda clasificación, la de robots de limpieza, tanto iRobot como Samsung ofrecen modelos muy bien equipados a partir de los 300 euros, precio por el que ya comenzaríamos a hablar de buena calidad y servicio. NaviBot de Samsung y Roomba de iRobot, son los máximos exponentes del mercado. Existen varios modelos y por tanto varias gamas de precio. Pero entre 300 y 400 euros hay muy buenos equipos. A estos dispositivos insistimos en llamarles robots de limpieza porque realmente no tienen función de aspiradora. Sí que es verdad que recogen la porquería muy bien, pero lo que hacen es ir barriendo todo y empujándolo hacia dentro del aparato.

Si queremos tirar la casa por la ventana, hay modelos de iRobot y de Samsung que incluso llevan integrado WiFi, por lo que podremos controlar la limpieza de nuestra casa desde cualquier parte del planeta a través de nuestro teléfono inteligente. Claro que esos modelos superan los 1000 euros en algunos casos. Además incluyen características muy útiles. Fundamentalmente hay que destacar el sistema de auto carga, que cuando se va quedando sin batería el propio aparato regresa a la base y se carga lo suficiente para terminar la limpieza, y el sistema de vaciado de la suciedad, que consiste en regresar a la base cuando no quepa más suciedad en el interior del robot y echarlo a un depósito preparado para eso. iRobot se ha unido con el nuevo Roomba 980 a este grupo exclusivo que ostentaban hasta ahora Samsung y Dyson.

Precisamente con la marca Dyson terminamos este análisis. Nuestra tercera categoría, la de los robots aspiradores, también podrían llamarse robots de limpieza, en cuanto a que son robots y sirven para limpiar. Sin embargo, introducen la función de succión, característica realmente importante para un buen aspirado del suelo. Estos modelos están de momento muy lejos del nivel económico medio, pues se van hasta los 1300 euros del Samsung Powerbot. En el caso de Dyson, la marca ha estrenado recientemente su producto estrella, el Dyson 360 eye, aunque de momento solo está disponible en Japón.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...