5 claves para mejorar la velocidad del Wifi en tu casa

La conectividad WiFi es uno de los mejores inventos de los últimos años. Esta nos permite disfrutar de conexión a Internet en todos nuestros dispositivos, incluyendo ordenadores de sobremesa, portátiles, móviles y tabletas sin necesidad de usar cables.

Pero ojo, que con las conexiones WiFi no todo son ventajas. Para disfrutar de una conexión estable y rápida, siempre es mejor usar directamente un cable ethernet. De este modo, aprovechamos al máximo el ancho de banda y evitamos la pérdida de velocidad que se produce con la distancia al router.

Pero, ¿es que podemos hacer algo para mejorar nuestra conectividad WiFi en casa? La respuesta es sí. A continuación, te damos cinco consejos útiles que puedes aplicar desde ya.

router

1. ¿Dónde has instalado el router?

¿Sabes lo importante que es tener bien ubicado tu router? A menudo los tenemos lo más escondido posible, pero esta no es la mejor opción. Si lo guardas demasiado bien, lo más probable es que sufras los implacables efectos de las interferencias.

Elegir la mejor posición de la casa no siempre es posible, porque tenemos ciertas limitaciones: el estado de la instalación, la proximidad de las conexiones o las necesidades del propio hogar, como por ejemplo, tener el router cerca de tu Smart TV.

Las recomendaciones de los expertos pasan por tener el router lo más elevado posible, a la vista y sin obstáculos. Evita encerrar el router en un armario o poner cosas encima para que no desentone en la decoración del salón. Tienes que asegurarte, por otra parte, de que el router se encuentra más o menos en el centro de tu casa. De este modo te asegurarás la cobertura y por tanto, la calidad de la señal y la velocidad.

telefono

2. Evita las interferencias

En nuestro hogar no solo contamos con un router. Lo cierto es que en casa solemos tener instalados infinidad de aparatos electrónicos que pueden ocasionar interferencias en la conectividad. Puede pasar con los routers de los vecinos, pero también con los electrodomésticos que tenemos en casa, con los teléfonos inalámbricos, los vigilabebés o incluso con el microondas.

Si notas que al usar estos aparatos pierdes velocidad y calidad en la señal, lo más recomendable será que los alejes al máximo. Si no lo haces, lo más probable es que no disfrutes de una conexión con garantías. Si no te queda más remedio que tener estos equipos funcionando en la misma habitación, te recomendamos analizar su comportamiento y evitar, por ejemplo, usarlos muy cerca del router.

Para mejorar la velocidad de tu conexión, puedes probar a instalar el teléfono en otra habitación. Y mantener alejado del router cualquier aparato electrónico. Lo notaremos seguro.

wifi

3. Cuidado con los ladrones

Si tu vecino te roba el WiFi, lo más probable es que lo notes en la velocidad. Seguramente sufrirás interferencias, experimentarás lentitud a la hora de navegar, cuando descargues archivos o veas películas o series en streaming. Por eso es importante que protejas muy bien tu conexión y, al mismo tiempo, intentes detectar si se produce algún tipo de comportamiento extraño debido a la presencia de algún intruso.

Para empezar, es importante que protejas la red con una clave WPA. Debes tener en cuenta, eso sí, que hoy cualquier hacker experimentado puede hacerse con la contraseña de nuestro WiFi. Es importante, pues, que uses una clave lo más larga posible, compleja y difícil de adivinar.

Así, si has detectado que tu conexión es lenta y se producen cortes repetidos, tienes que comprobar si alguien está robando tu WiFi. Tienes distintas aplicaciones que puedes instalar en tu móvil para comprobar qué dispositivos están conectados en este mismo momento a tu router: puedes hacerlo en aquellos momentos en que notes que tu conexión inalámbrica funciona especialmente mal.

Ojo con los programas y servicios que más consumen

4. Ojo con los programas y servicios que más consumen

Puede que ya hayas colocado tu router en la mejor posición posible, que hayas comprobado si tienes intrusos y que hayas evitado por completo las interferencias, pero sigas teniendo problemas con la velocidad de tu conexión WiFi. ¿Es este tu caso? Bueno, pues entonces tenemos que ir a buscar el origen en otra parte.

¿Qué programas y servicios usas más a menudo? Si tienes un dispositivo conectado a tu red y lo usas a menudo para ver contenidos en streaming, a través de Netflix, HBO o Amazon Prime Video, puede que la razón por la que tu red inalámbrica va más lenta se encuentre aquí. Si juegas online, haces videollamadas o te conectas a videojuegos muy pesados, es probable que tu ancho de banda se esté viendo afectado

Existe una herramienta, denominada QoS o calidad de servicio, que permite a los usuarios medir y gestionar prioridades a la hora de usar el ancho de banda. En cualquier caso, ten en cuenta que si te conectas habitualmente a este tipo de servicios o programas, puedes experimentar problemas de lentitud y quizá debas tomar medidas al respecto.

Usa un PLC
5. Usa un PLC

Si lo has probado todo (no olvides contactar con tu provedor para que te ayude con los cambios de canal, porque esta puede ser una buena manera de mejorar tu conexión), también tienes la opción de instalar un PLC (Power Line Communications) en tu hogar.

Es la opción más idónea para usar en cualquier casa en la que ya no existan más opciones para mejorar la conectividad. Esto puede ocurrir en casas de dos o más pisos, con interferencias importantes por culpa de las paredes o por la ubicación inamovible del router.

Este tipo de sistemas se aprovechan de la red eléctrica. Uno de los dispositivos va colocado cerca del router, de modo que la conexión se extiende por la red y es posible conseguir una mayor velocidad en cualquier punto del hogar. Y de manera específica, claro, al punto en el que necesites conectarte y dispongas de una mala calidad de la señal.

Otras noticias sobre...