El MiniDisc se mantenido a duras penas en el mercado durante casi 20 años, pero en muchos países, como por ejemplo España o Estados Unidos, apenas ha tenido repercusión. La japonesa Sony lo lanzó como la alternativa a las cintas de cassette digitales de Philips, o al carísimo DAT, y desde luego sustituto indiscutible de la cinta de cassette analógica, pero no consiguió convencer a muchos usuarios, y para colmo tuvo que competir con una tecnología emergente, llamada compresión en MP3.

Es por eso que Sony ha decidido rendirse y ha dejado de fabricarlo. No tiene sentido insistir en un aparato grande y engorroso, que se basa en unos discos de plástico frágiles cuando el mercado está plagado de teléfonos que suenan como mínimo igual de bien, pero que hacen muchísimas más cosas. Por perder, incluso han perdido el favor del público japonés, que durante muchos años ha sido el principal consumidor de MD o MiniDisc. Atrás quedan centenares de ideas originales, entre ellas la comercialización de música en formato MD.

El MiniDisc es ahora un dinosaurio, una tecnología del pasado, poco capaz, frágil y obsoleta, con un sonido peor que el de un archivo MP3 a 320 kbits, o un FLAC. En el espacio de un solo disco MiniDisc caben dos pequeños reproductores MP4 con 8 GB cada uno, espacio suficiente para unos 80 o 90 discos.

La japonesa ha tomado la decisión de dejar de fabricar el último reproductor MD, el Sony MZ-RH1, que ya no se vende en Estados Unidos, y a partir de este mes desaparecerá del mercado europeo, aunque de las estanterías de los comercios ha desaparecido mucho antes. En Japón será imposible de comprar a partir de septiembre. No pasa nada. Si queda todavía algún propietario de uno de estos equipos, y lo emplea para aplicaciones profesionales de grabación de voz, como tomar notas o grabar conferencias, no tiene por qué alarmarse. La japonesa va a seguir fabricando discos durante unos años más.

Vía: The Wall Street Journal

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,