La temporada de rumores del iPhone 5 quedó inaugurada tras el lanzamiento de la tercera generación de iPad. Tras un descanso en el que se perdió cierto interés por este dispositivo, la rumorología vuelve a la carga con nuevos datos  acerca del smartphone más esperado del momento, con permiso del Samsung Galaxy S3. Ahora que Apple ya ha destapado sus cartas más importantes -por supuesto nos referimos al iPhone 4S y el nuevo iPad– todas las miradas se centran en el que será el sexto modelo de iPhone, que podría llamarse iPhone 5 siguiendo el orden  numérico actual o  nuevo iPhone si asumimos que Apple ha tomado este rumbo con el lanzamiento del último iPad.

En esta ocasión la información proviene de una de las últimas patentes que ha registrado Apple. En ella se detalla un tipo de contrucción de dispositivos electrónicos usando el cristal como material principal. Aunque la patente no dice para que dispositivo está pensado, es posible que se trate de un terminal pequeño, pudiendo ser éste el próximo iPhone.

La patente describe una carcasa de cristal fabricada a partir de una única pieza hueca o mediante dos piezas selladas. Gracias a este tipo de construcción el dispositivo resultante sería resistente al agua y todos sus circuitos quedarían protegidos también ante la entrada de polvo. Según el registro de esta nueva idea, el material sería transparente sólo en la zona de la pantalla mientras que el resto sería opaco, de esta forma no se ven los componentes internos y al mismo tiempo se protegen los sensores de la luz directa, ya que de otro modo se podrían dañar.

Como decíamos no es posible saber si esta patente se refiere a un nuevo modelo de iPhone y finalmente podría aparecer en cualquier otro dispositivo, si es que aparece. En cualquier caso el hecho de que Apple vaya a apostar una vez más por el cristal como recubrimiento del próximo iPhone puede desilusionar a algunos usuarios; sobre todo teniendo en cuenta que este material no ha dado muy buenos resultados al resquebrajarse fácilmente al recibir impactos. Los iPhone 4 y iPhone 4S tienen las partes trasera y delantera cubiertas por una fina lámina de cristal resistente (Corning Gorilla Glass), pero como la lámina llega hasta el borde la resistencia no impide que aparezcan roturas con mucha facilidad. No hay duda de que el cristal le da un toque de distinción y elegancia al diseño de estos terminales, pero ha demostrado no ser la mejor opción. Un teléfono móvil es un objeto que usamos todos los días y siempre nos acompaña, en este sentido está expuesto a posibles caídas inesperadas y el cristal no cumple en el apartado de la resistencia.

En las anotaciones incluidas en la patente se explica que todavía hay que solucionar ciertos problemas con este diseño, precisamente relacionados con la resistencia. En Apple podrían estar probando distintos materiales transparentes que ofrezcan una resistencia mayor. Por ejemplo el policarbonato es un tipo de polímero totalmente transparente que presume de ser de los más resistentes; de hecho se usa en escudos anti-balas, ventanillas de aviones y en aplicaciones ópticas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...