Windows a veces se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza. Funciona muy lento, se cuelga o cierra los programas de manera inesperada.

Muchas de estas situaciones se producen cuando algún componente o dinámica está alterando el rendimiento de Windows. Para evaluar esto y monitorizar su rendimiento podemos recurrir a herramientas como las que mencionamos a continuación.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Administrador de Tareas de Windows

La forma más simple de monitorizar el rendimiento de Windows es utilizando el Administrador de Tareas.


No hace falta instalar nada ya que lo provee el mismo sistema operativo. Solo tienes que ir al buscador de la barra de tareas y escribir “Administrador de tareas”.

Si bien ofrece muchos datos sobre el sistema y el equipo, nos centraremos en los procesos abiertos y en el rendimiento del sistema. La primera pestaña Procesos te detallará el porcentaje de recursos (CPU, memoria, disco, etc) que están consumiendo los procesos en ejecución.

En Rendimiento veremos gráficos con los porcentajes de cada recurso para evaluar el consumo en general. Y si notamos alguna anomalía en estos datos podemos dar un vistazo a Historial de aplicaciones para dar contexto a esta información.

Es una manera rápida para verificar qué aplicaciones o programas están consumiendo demasiados recursos.

RAMMap – herramienta de Microsoft para gestionar la RAM

Si quieres una herramienta más compleja que el Administrador de Tareas entonces prueba con RAMMap.

Este recurso de Microsoft ofrece diferentes parámetros que te ayudará a entender y evaluar cómo Windows está utilizando la memoria RAM. ¿Cuánta RAM están utilizando los controladores de los dispositivos? ¿Y el kernel? Esos son algunos de los análisis que podrás realizar con RAMMap.

Para probar su dinámica solo tienes que descargarla e instalarla en tu equipo con Windows. Verás que tiene un diseño similar al Administrador de Tareas así que no te será difícil desplazarte por sus opciones.

Por ejemplo, hay una sección que te mostrará cómo el sistema está gestionando la memoria categorizándola en diferentes tipos. De esa manera, podrás ver la memoria que está ocupada en el momento y aquella que está reservada por determinados programas.

Si deseas cambiar esos resultados liberando memoria en “Standby” solo tienes que ir a Empty >> Empty Standby List. Y la misma dinámica puedes seguir para modificar otros datos sobre el consumo de memoria RAM

SpeedFan – analiza el funcionamiento del hardware

SpeedFan nos dará información importante para entender algunos comportamientos de Windows, por ejemplo, por qué se cuelga o funciona lento.

Puede monitorizar la temperatura del disco duro, el voltaje de los ventiladores, datos sobre la placa base, entre otras funciones. Si encuentra alguna anomalía en estas secciones alertará al usuario para que realice los cambios correspondientes.

Solemos pensar que el mal rendimiento del equipo se debe a errores del sistema operativo. Pero no siempre es así, un mal comportamiento de algún componente del hardware puede afectar el funcionamiento del dispositivo. Y SpeedFan ofrece una dinámica muy simple para evaluar cuál es el problema real.

Antes de instalar esta herramienta es necesario leer con atención las instrucciones para que la instalación no cause conflictos con el sistema Windows o con algún programa instalado.

Tips a tener en cuenta

Todas las opciones que mencionamos tienen diferentes dinámicas y permiten monitorizar el rendimiento de Windows desde diferentes perspectivas.  No cuentan con configuraciones complicadas pero si vas a realizar cambios asegúrate de interpretar de manera correcta los datos, o consulta a alguien que pueda asesorarte.

Otras noticias sobre...