A través de Internet necesitamos descargar muchas veces una gran variedad de documentos y archivos que tienen un tamaño considerable. Si esto es algo que además haces con regularidad, es conveniente que no sobrecargues tu disco duro. La solución está en reducir estos archivos para que no ocupen tanto espacio. Con estas herramientas web para comprimir archivos que te recomendamos no tendrás ni que instalar WinRAR.

Tradicionalmente, había que descargar un software tipo WinRAR o WinZip para comprimir los archivos o descomprimirlos, ahora ya no es necesario llenar nuestro ordenador de programas. A través de Internet ya hay webs que realizan este servicio gratuito de forma online, para mayor comodidad. Estas son algunas de las herramientas webs más útiles para que comprimas tus archivos.

1. Youcompress

Esta es una web completamente gratuita que está especialmente preparada para reducir el tamaño de los archivos que carguemos en ella. Se puede usar directamente desde el navegador sin necesidad de descargas. Funciona de la misma forma que un compresor tradicional de archivos, ya que reduce su tamaño final, pero sin añadir ninguna extensión tipo .zip o .rar. Se ocupa de eliminar toda la información innecesaria del fichero para que ocupe menos espacio, y todo ello sin alterar su contenido.

Es una de las herramientas webs para comprimir archivos más efectivas, ya que es compatible con cualquier tipo de formato, sin importar que sea audio, fotos o vídeos. Además, no pone limitaciones a la hora de comprimir archivos, por lo que puedes usarla las veces que necesites, sin marcas de agua ni publicidad. Tampoco importa el sistema operativo que tengas, ya que se adapta a todos ellos sin que tengas que instalar nada.

Para garantizar nuestra seguridad Youcompress se encuentra en HTTPS, y los archivos que se suben para ser comprimidos, se eliminan al cabo de unas horas de forma segura.

Su uso es muy sencillo, una vez que estemos en la página web hay que hacer clic sobre la opción Select File, para elegir en nuestro ordenador el archivo que nos interesa comprimir. Ya seleccionado, hay que pinchar sobre Upload file & Compress para que el archivo sea enviado. A continuación, en unos pocos segundos nos aparece ya completo el proceso y el archivo listo para descargar. Nos informa a su vez del tamaño original del archivo, del tamaño al que se ha reducido y la tasa de compresión.

2. Files2zip

Su interfaz es bastante sencilla y clásica, por lo que no tendrás ningún problema para sacar un buen provecho a su servicio. Es una buena alternativa ya que cumple con lo que promete. Es suficiente con presionar el botón de Buscar para seleccionar el archivo de nuestro ordenador que queramos comprimir. Una vez seleccionado hay que pulsar sobre ¡Comprímelo!

En pocos segundos aparece el archivo con el tamaño al que ha sido reducido, y listo para enviar por correo, Dropbox o guardarlo directamente en tu equipo. Si seleccionar enviarlo por correo, presta atención porque puede llegar a la carpeta de spam. Todos los archivos que comprimas se guardan directamente en un .Zip. Con Files2zip también cuentas con la posibilidad de descomprimir los archivos que tengas .Zip.

3. Online-convert

Otra plataforma fiable y que comprime los archivos de una manera sencilla y rápida es Online-convert. Cualquier archivo que tengas solo tienes que subirlo a la plataforma y te lo convierte en un archivo .Zip. Una vez en su web, tan solo hay que seleccionar el archivo que te interesa comprimir e iniciar la conversión. En esta herramienta también tienes otras opciones a la hora de subir el archivo a comprimir, es posible hacerlo desde una dirección URL, desde Dropbox y Google Drive.

Otra de las funciones útiles que tiene esta herramienta es que puedes convertir cualquier archivo ya comprimido, como por ejemplo un .RAR en otro formato, como por ejemplo en un .ZIP, ISO, TAR, etc.

4. Convertio

Con el fin de comprimir archivos sin que tengas que complicarte mucho la vida, esta es otra herramienta sencilla a la vez que útil y práctica. Convertio es un compresor de WinRAR online que tiene funciones muy interesantes. Al igual que todos los que te estamos recomendando, es una opción gratuita y segura. Una vez en su página web, en la sección convertir, se puede ver todo lo que puedes convertir con esta herramienta además de comprimir. Desde libros electrónicos, hasta presentaciones, fuentes y documentos.

Una vez seleccionado el archivo, tienes la posibilidad de convertirlo en otro formato, y descargarlo ya comprimido. Es una buena utilidad para cambiar a un formato que ocupe menos espacio. Al finalizar la conversión te aparece el tamaño al que se ha quedado el archivo, y puedes descargarlo inmediatamente en tu ordenador. Los archivos también puedes subirlos a través de Dropbox o Google Drive. En la parte inferior de la web te aparece un listado sobre todas las conversiones que puedes hacer.

5. Archive Extractor

Se trata de una herramienta online también sencilla y muy fácil de usar. Archive Extractor soporta más de 70 tipos de archivos ya comprimidos. Es una utilidad que sirve tanto para comprimir como para descomprimir, y de esa manera que evites tener que instalar programas en tu ordenador si necesitas estas herramientas.

En la página principal aparece la opción de seleccionar el archivo, que puedes subirlo tanto desde el ordenador como desde una url, Dropbox o Google Drive. Inmmediatamente te ofrece la opción de guardar como Zip, y de seguir añadiendo archivos para guardarlos todos juntos en una sola carpeta. A la hora de descomprimir tiene compatibilidad con archivos que están protegidos o van comprimidos en varias partes.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp