acer-aspire-one-2

El boom de los netbooks es ya un hecho. Son muchos los que quieren aprovechar las ventajas que ofrecen estos ordenadores ultraportátiles. Su reducido tamaño les da una movilidad mucho mayor que la de un portátil al uso. Y que estén limitados técnicamente no es un inconveniente, sino un aliciente para todos esos usuarios que sólo buscan un PC fácil de transportar y que pueda realizar las operaciones más comunes.

Asus fue quien abrió la veda con su Eee PC. Muchos le siguieron después. Casi todos bastante parecidos por dentro y algo diferentes por fuera. e cualquier forma, tarde o temprano hay que decantarse por uno. Por eso te explicaremos a lo largo de esta breve guía cuáles son las características más importantes que debes tener en cuenta al adquirir un netbook. Porque, a pesar de su teórico parecido, el planteamiento es distinto al de un portátil normal y corriente.

Sistema Operativo

A veces no prestamos demasiada atención al sistema operativo que trae de fábrica el ordenador. “Si no termina de convencerme puedo sustituirlo por otro”, pensamos. Pero en los ultraportátiles no es tan fácil cambiar de uno a otro, pues carecen de lector de discos DVD o CD y su disco duro suele ser limitado. Aparte, notarás un sustancial aumento del precio final si el sistema operativo es Windows, en lugar de gratuito. Si bien ese incremento puede pasar desapercibido en ordenadores más completos, en un netbook puede suponer la barrera entre lo económico y lo caro.

Linux es una de las opciones más comunes. A su favor, que es gratuito e incluye las aplicaciones típicas que usamos más a menudo: procesador de texto, retoque de fotografías, cliente de correo electrónico… En contra, su incompatibilidad con otros programas más específicos. Además, los que usan Linux suelen llevar bastante menos memoria, aunque esta no es una regla fija.

La alternativa al Linux es Windows XP, un sistema al que Microsoft sigue manteniendo vivo precisamente gracias a los ultraportátiles. Pagarás algo más por él y, entre otras cosas, el ordenador tardará un poco más en iniciarse, a cambio, encontrarás todo tipo de programas y accesorios compatibles y, en algunos casos, encontrarás que estos modelos tienen bastante más memoria.

Tamaño de la pantalla

Sí, son ordenadores muy pequeños. Y por eso, el tamaño de la pantalla es algo fundamental. Aquí no hay mucha discusión posible: cuanto más grande, mejor. Haznos caso, tus ojos terminarán agradeciéndote que escojas un modelo con una pantalla de mayores dimensiones. Tendrás que hacer un pequeño esfuerzo en lo económico, pero a la larga merecerá la pena.

En Asus no tardaron en darse cuenta de esto. Al principio, el Eee PC tenía una pantalla de sólo siete pulgadas. Pero pronto anunciaron una versión mejorada de 8,9 pulgadas, que ahora es el estándar más o menos habitual. Aunque esas dimensiones se pueden considerar aceptables, los más exigentes también tienen a su disposición modelos con pantallas de hasta 10 pulgadas. El hecho es que los modelos de Acer (Aspire One), desde el principio salieron con pantalla de 8,9” y esto (junto al teclado y al buen acabado) han terminando seduciendo a los aficionados y multiplicando sus ventas.

Lo normal es que dispongan de retroiluminación LED para optimizar el consumo de la batería, pero no te olvides de comprobarlo antes de la compra. Ciertos fabricantes planean incorporar tecnología táctil, lo cual incrementaría su atractivo. No sería sólo una concesión a la galería, sino que podría complementar su utilidad, puesto que el teclado de estos ordenadores presenta bastantes incomodidades. De momento habrá que esperar hasta que lleguen.

El teclado

Junto con la pantalla, este es uno de los puntos clave de estos equipos diminutos. Hay ultraportátiles como el Acer o el de HP que cuidan especialmente el tamaño y tacto de las teclas. En estos casos cada tecla es poco más que el 80% de las que se usan en los teclados normales y, además, están muy bien acabadas. Resultan cómodas de manejar. En modelos como el Asus o el Airis, el teclado se pone imposible de usar por lo pequeño y poco agradable en cuanto al tacto. En muchos casos no sabes si el ordenador ha reconocido tu pulsación o no. Y eso, si no nos hemos equivocado de tecla.

Almacenamiento

Seamos realistas, los ultraportátiles no necesitan una gran capacidad de almacenamiento para cumplir con sus tareas cotidianas. Los videojuegos de última generación les vienen grandes. Su pantalla es muy pequeña para disfrutar de las películas. Y las fotos de la cámara digital sólo estarán de paso hasta que las guardes en un dispositivo más adecuado. Los documentos de texto, las presentaciones de diapositivas y las hojas de cálculo son los tipos de archivo que utilizarás más a menudo. Y todos ellos suelen ocupar muy poco.

Dicho esto, cualquier aumento del espacio para guardar archivos es bienvenido. Con los dos gigabytes del ultraportátil de Airis no tenemos ni para empezar. Los cuatro gigas del Asus Eee PC 4G también se antojan muy muy escasos. En cambio, los 120 gigas del HP 2133 Mini-Note PC o del Acer Aspire One resultan perfectos y suficientes para usr el ordenador en viajes de tiempo limitado. Suficiente, además, para almacenar música y vídeos, además de instalar algún que otro programa que usemos habitualmente.

Algunos de estos netbooks están equipados con unidades de estado sólido (SSD). Su capacidad suele ser más reducida, a menudo entre cuatro y veinte gigas. Su precio, bastante más elevado. Pero a cambio nos brinda un rendimiento algo más eficaz, mayor rapidez a la hora de iniciar el sistema o transferir archivos y resistencia ante eventuales golpes.

Procesador y Memoria RAM

El procesador es el núcleo de todo ordenador, pero en materia de ultraportátiles no abunda la variedad. De hecho, si el modelo en el que te has fijado no lleva un Intel Atom N270 a 1,6 gigahercios te aseguramos que estas frente a una auténtica rareza. A día de hoy es casi un estándar en estos equipos. La mala noticia es que no tendrás donde elegir. La buena, que con esos 1,6 gigahercios tendrás suficiente para la tareas más comunes que realizarás con el netbook.

Lo mismo sucede con la memoria RAM. Con casi total seguridad estará equipado con un módulo de un gigabyte, por otro lado suficiente para que las aplicaciones de uso cotidiano funcionen correctamente. Existen modelos equipados con sólo 512 megabytes de RAM, los cuales pueden resultar algo escasos. Otros alcanzan los dos gigas, que no serían imprescindibles pero sí interesantes. Sobre todo si no hay diferencia de precio, claro.

Conexiones

Otro aspecto en el que los netbooks se vuelven clónicos. Cuesta encontrar un ultraportátil en el que las conexiones no sean idénticas a las del resto. Desde que el Asus Eee PC entrase en escena se han vuelto indispensables los tres puertos USB y el lector de tarjetas de memoria. No obstante, conviene verificar que, por ejemplo, dicho lector es compatible con el tipo de tarjetas que usas habitualmente, si es que la unidad no es capaz de reconocer varios modelos. Verifícalo especialmente si el fabricante no es una marca generalista (Acer, Samsung y demás).

Es frecuente que incluyan también una salida para la señal de vídeo. Si bien puede que no sea un gran aliciente para muchos usuarios, ten en cuenta que te ofrecerá la posibilidad de conectarlo a un proyector o a un televisor equipado con entrada VGA. No obstante, es una función con mayor utilidad en presentaciones y conferencias. Sí, podrías convertirlo en un pequeño reproductor de música, vídeo y fotos si le añades más capacidad de almacenamiento y llevas encima todos los cables. Para eso ya están los discos duros multimedia portátiles.

Batería y autonomía

El mismo problema de siempre. Los fabricantes establecen el número de horas que el ordenador puede estar en funcionamiento, pero al final siempre hay que restar más tiempo del que indican en la ficha técnica. Es cierto que depende del uso que hagamos del PC, pero hay una forma de orientarnos para saber cuál de ellos tendrá mayor autonomía sin necesidad de recarga. Consiste, en efecto, en comprobar cuántas celdas tiene la batería. Cuantas más celdas, mayor duración. Otra cosa es que el ultraportátil sepa hacer un uso optimizado de ella.

Dimensiones

Son ultraportátiles, pero unos más que otros. En los netbooks se valora mucho que tengan un diseño compacto, que puedas llevar encima en cualquier momento. Que sean los más ligeros. Los hay con un peso inferior al kilogramo. Sus medidas suelen estar en torno a los 25 centímetros en su lado más largo, con algo más de 30 milímetros de grosor. Por encima de esas medidas comienzan a ser algo más incomodos de transportar.

Sin embargo, unas dimensiones tan reducidas también acarrean sus inconvenientes. El tamaño de la pantalla se reduce. El teclado puede resultar realmente incómodo. El tamaño de la batería estará muy restringido, y por tanto tendrá menos horas de uso. También es probable que la capacidad del disco duro (memoria flash o de estado sólido, para ser más exactos) se vea muy mermada si el ordenador es más pequeño.

Poco más habría que añadir en este repaso a las características principales de un ultraportátil. Salvo un último apunte: confirma que incorporan conectividad Wi-Fi (¡nunca se sabe!). Y a ser posible, webcam y micrófono integrados, si quieres usarlo como sistema de videoconferencia. Si además quieres asegurarte de estar conectado a la Red en cualquier lugar, infórmate de las tarifas de Internet móvil. Ya hay ofertas que incluso ofrecen contrato de conexión a la red y ultraportátil, todo en uno. Suerte, y a disfrutar de tu netbook.

Fotos: Friprog / alynch / Axel Bührmann / Subspace / Aaronage / just4ikarus

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...