Sí, es un Toughbook. Pero no uno de esos armatostes que podrían pasar por el maletín de un soldado de la Guerra de las Galaxias, como el Toughbook CF-19 MK3 o el CF-30 MK3. No, el Panasonic Toughbook CF-F8 es un portátil de diseño mucho menos tosco y dimensiones más acordes con lo que estamos acostumbrados, y que pesa sólo 1,66 kilos. Además, como os contamos cuando acudimos a su lanzamiento en Japón, puede sobrevivir perfectamente a un viaje de avión en el compartimento de los equipajes facturados.

No es el más resistente de esta línea acorazada de Panasonic, pues los modelos más compactos de la familia no se inmutan ni con la lluvia ni con la nieve ni con la arena del desierto. El Toughbook CF-F8, en cambio, se queda con un sistema de drenaje para su teclado y su touchpad circular, que se encarga de evacuar un máximo de 200 mililitros de líquido mientras el sistema sigue funcionando. Esto quiere decir que sobrevivirá si se le derrama encima un vaso de agua o café, pero no espere rescatarlo si lo somete a una ducha o lo tira a un río.

Puede que no sea el modelo específico más indicado para un Indiana Jones o una Lara Croft en una de sus aventuras, por poner un ejemplo exagerado. Pero si le sumamos que resiste caídas desde 76 centímetros de altura y presiones de 100 kilos de fuerza, seguro que hay algún profesional con cierto riesgo al que le podría venir bien este Panasonic Toughbook CF-F8. Lo malo es que primero tendrá que conseguir que su departamente le apruebe el presupuesto, pues el animalito cuesta más de 3.000 euros. Pero mejor veamos en más detalle las impresiones que nos ha causado este Toughbook durante nuestras pruebas.


Un maletín con armadura incluida

De todos los elementos atípicos presentes en el Panasonic Toughbook CF-F8, el primero que llama la atención es su asa extraíble. Cuando está cerrada, tapa el botón que sirve para abrir el portátil por la mitad. Para desplegarse, libera suavemente las dos barras corredizas que la unen al equipo, y al agarrarla con la mano percibimos su robustez. No es un asa que vaya a romperse a las primeras de cambio. Entre otras cosas, porque la carga que cuelga de ella está por debajo del peso de la mayoría de portátiles de 14 pulgadas de diseño convencional.

En la fábrica que tiene Panasonic en la ciudad japonesa de Kobe pueden estar satisfechos con el trabajo que han hecho con este Toughbook. Y es que el CF-F8 tiene sólo una pulgada de pantalla menos que el Panasonic Toughbook CF-52, el modelo de la familia que opta por la clásica pantalla de 15,4 pulgadas. Y sin embargo, pesa justo la mitad. El resultado es un equipo que puede transportarse cómodamente, como cualquier otro portátil ultraligero de uso profesional. Sólo que éstos no suelen llevar asa, claro.

Ahora bien, su grosor sí que está por encima de lo habitual. Especialmente por la carcasa superior, en cuya zona central irrumpe una especie de meseta, elevando el grosor máximo de este Toughbook por encima de los 5 centímetros que el fabricante anuncia en sus características. Este caparazón se encarga de proteger a la pantalla de golpes e impactos. Lo más curioso está en que, cuando uno toca este CF-F8 y lo levanta en brazos, tiene la sensación de que es de cartón-piedra.

Lo decimos por el poco peso y por el tacto del caparazón, ligeramente rugoso y que produce un sonido hueco cuando golpeamos con los dedos sobre su superficie. Pero precísamente su ligereza le ayuda a ser más resistente. Y esa carcasa que parece casi de juguete está fabricada en realidad con una aleación de magnesio. Debajo de ella, además, una serie de amortiguadores y otros sistemas de seguridad se encargan de proteger de golpes y vibraciones al disco duro y al resto de componentes internos.

Un portátil muy singular

Otro elemento que nos salta a la vista es el touchpad, por su diseño redondo. Como no podía ser de otra forma, esto se aprovecha para controlar el desplazamiento vertical por páginas y carpetas, haciendo movimientos circulares con el dedo al mas puro estilo iPod. Esto es algo que la superficie táctil interpreta con soltura y precisión, siempre y cuando arrastremos el dedo por su zona exterior, acercándonos a ese borde redondo en el que van incrustados los botones principal y secundario.

La superficie del touchpad podría haber sido algo más generosa, pero al menos el movimiento circular sirve para las mismas funciones que la típica rueda central que llevan ya casi todos los ratones. Es decir, además del scroll vertical, también sirve para regular el zoom en programas como el navegador Firefox, entre muchos otros que permiten acercarnos o alejarnos manteniendo la tecla Ctrl pulsada mientras giramos la rueda (o damos vueltas sobre el touchpad).

Justo a la derecha de este círculo táctil, encontramos el último signo de distinción visual del Panasonic Toughbook CF-F8: el lector-grabador de DVD. Como vemos en las imágenes, invade parte del espacio habitualmente reservado al reposamuñecas, a través de una tapa que se abre hacia arriba, como pasa con las clásicas minicadenas de escritorio con lector de CD. Una solución poco común, que tienes sus ventajas y sus inconvenientes.

Entre las primeras, el innegable ahorro de espacio lateral y la ausencia de mecanismos de arrastre, que con el tiempo acaban deteriorándose (ya sea en portátiles con la típica bandeja o en los que usan ranuras que “se tragan” el disco hacia adentro, como suele hacer Dell). El principal inconveniente es que la unidad óptica está parcialmente por debajo del teclado. Casi la tercera parte del disco queda oculto a la vista cuando lo colocamos, por lo que hay que tener cuidado de no dañar la superficie óptica durante el proceso.

Precísamente por esto, nos preocupaba el sobrecalentamiento de la unidad ópitca en una zona tan cercana a la muñeca y los mismos dedos. Pero hemos comprobado que esa zona de la carcasa mantiene unas temperaturas bastante estables, incluso después de horas de reproducción. Tampoco hay que preocuparse por abrir accidentalmente la tapa, pues ésta no responde a la presión, sino que se controla con una de las palancas que hay en la parte frontal del Panasonic Toughbook CF-F8.

Controles y conexiones sencillas

En total, son tres las palancas que encontramos en la parte frontal de este Toughbook, cada una con dos posiciones. La primera, de la que hablábamos en el párrafo anterior, es la de la unidad óptica. Y su misión no es sólamente abrir la tapa, sino apagar y encender el propio lector en sí, para ahorrar consumo cuando no lo estemos usando. Cada vez que lo encendamos o lo apaguemos, la unidad óptica se abrirá para insertar o sacar el disco.

En la parte izquierda están las otras dos palancas: una para activar y desactivar las conexiones inalámbricas (Wi-Fi y Bluetooth) y otra para encender y apagar el equipo. Una sencillez en los controles externos que se corresponde con las conexiones, donde encontramos lo básico. Empezando por los tres puertos USB, que van colocados en fila india en el lateral derecho (mala noticia para los usuarios zurdos que quieran usar un ratón con cable, pues tendrán que rodear con él este Toughbook, ya sea por delante o por detrás).

El lateral derecho se completa con la salida VGA y el puerto Ethernet. En el lateral izquierdo están el lector de tarjetas de memoria, la ranura Express Card, los conectores de audio, la entrada de alimentación y un puerto fino y estirado, que sirve para conectar un accesorio opcional que brinda más conexiones (por supuesto, se paga aparte). Como vemos, lo básico para trabajar sobre la marcha, aunque no hubiese estado de más incluir un módulo HSDPA de serie, en lugar de ofrecerlo también como mejora opcional.

Teclado y pantalla cómodos

Los últimos puntos que nos quedan por señalar de su diseño externo son el teclado y la pantalla. Y lo cierto es que el primero aporta sensaciones muy positivas, pues las teclas se hunden de forma más pronunciada de lo habitual cuando las pulsamos. Por supuesto, no es ni de lejos comparable a esa sensación de máquina de escribir que buscan teclados como el Customizer 101, pero aporta un poco más de respuesta háptica al teclear, conservando un tacto suave.

La pantalla, por su parte, tiene la gran ventaja del tamaño. Bajar de 15,4 pulgadas (que es el estándar mayoritario) a 14,1 es lógicamente menos traumático que otros tamaños habituales en los portátiles ultraligeros, como las 12,1 o las 13,3 pulgadas. Como consecuencia, la visibilidad de todos los elementos en pantalla es bastante buena, conservando la clásica resolución de 1280 x 800 píxeles. Sólo hemos encontrado un pequeño problema cuando trabajamos en situaciones de mucha oscuridad.

El brillo de la pantalla de este Panasonic Toughbook CF-F8 es más que correcto, pero al reducir la iluminación externa (por ejemplo, reproduciendo una película en la oscuridad del dormitorio), percibimos claramente una franja excesivamente iluminada en la parte inferior de la pantalla. Es algo parecido a lo que sucede cuando presionamos cualquier LCD con el dedo, así que confiemos en que sólo es un pequeño defecto de la unidad que nos ha llegado a la redacción.

Ágil, duradero… y con XP

Al ser un portátil para empresas, este Toughbook puede olvidarse por completo de Windows Vista y encargarse directamente con WIndows XP. Y esto es algo que Panasonic facilita sin costes adicionales (teniendo en cuenta el precio del equipo, faltaría más). La unidad que hemos probado opta precísamente por las antigüas y fiables ventanas de Microsoft, y el rendimiento que proporcionan sus 3 GB de memoria RAM son más que satisfactorios. Podría haberse optado por más, pero tampoco hubiésemos notado una diferencia sustancial.

Y es que el Toughbook CF-F8 sigue la arquitectura de 32 bits, por lo que Windows sólo lee como máximo poco más de los citados 3 GB. Teniendo en cuenta el anecdótico margen de mejora que proporcionarían los 4 GB y que el destinatario de este portátil no requiere una memoria RAM de elefante, la medida es más que justa y aceptable. Y tampoco hay que olvidarse del precio: si con lo que trae ya supera los 3.000 euros, subiría aún más con soporte para 64 bits y módulos de memoria más amplios.

Algo parecido sucede con el disco duro. En Panasonic han pasado olímpicamente de los discos SSD. La memoria sólida lleva tiempo prometiendo una durabilidad y una velocidad muy superiores, entre otras ventajas que con el tiempo se han quedado en un bluf. Prácticamente, lo único que garantizan es un sobreprecio desorbitado a cambio de menos capacidad de almacenamiento. Bueno, eso y una mayor resistencia a golpes y vibraciones, pero en Panasonic han preferido usar un disco de plato magnético de toda la vida aderezado con una serie de soportes estabilizadores.

Eso sí, podrían haber sido algo más generosos con la capacidad del disco, que se queda en lo mínimamente exigible: 160 GB. Tampoco le hubiese venido mal una gráfica más ambiciosa que la Intel GS45 que lleva integrada en la placa, aunque también es cierto que los Toughbook no son máquinas pensadas para labores exigentes de vídeo. Para reproducir una película en definición estándar o usar su salida VGA para mostrar un PowerPoint en una pantalla más grande, es suficiente. En cualquier caso, la parte más interesante de los componentes internos del CF-F8 está en su procesador.

Se trata de un Intel Core 2 Duo SP9300 a 2,26 GHz, con una potencia más que aceptable y el menor consumo que trae consigo la reciente plataforma Centrino 2. Como consecuencia, el Panasonic Toughbok CF-F8 puede trabajar con soltura incluso con programas más pesados que la clásica suite ofimática que usa habitualmente el ejecutivo, logrando una autonomía bastante buena, aunque no sobresaliente.

Son dos de las grandes necesidades que necesita cubrir el usuario profesional: un equipo con el que pueda comenzar a trabajar rápidamente y sin que la batería falle a las primeras de cambio. La primera parte está más que cubierta, pues el sistema se inicia completamente en unos 40 segundos, que se quedan en unos 10 a la hora de apagarlo. En la segunda, Panasonic habla de una autonomía de 6 horas, pero como siempre tenemos que hacer algunas matizaciones al respecto.

Dicha duración se consigue desactivando las conexiones inalámbricas y reduciendo el brillo de pantalla. Dos fenómenos que pueden producirse cuando no tenemos redes a nuestro alcance o en casos de emergencia en los que lo fundamental sea estirar las horas de funcionamiento. Con todo, en nuestras pruebas ha aguantado unas 4 horas conectado, navegando y trabajando a todo trapo, lo cual no deja de ser una buena marca.

¿Quién quiere este Panasonic Toughbook CF-F8?

Dentro de la familia Toughbook, el CF-F8 es el modelo más indicado para el usuario profesional que busque un equipo informático ultraligero. Pero teniendo en cuenta el precio y las virtudes acorazadas de este portátil, su destinatario no dista mucho del que tienen todos los Toughbooks. Hablamos, en primer lugar, de cuerpos de seguridad como la Policía, el Ejército (de hecho Panasonic suministra Toughbooks al estadounidense) o algunas agencias gubernamentales. Y sí, también habrá algún alto ejecutivo de una enorme y rica multinacional que quiera y pueda permitirse el caprichito.

Puntos fuertes

El Panasonic Toughbook CF-F8 es prácticamente único en su clase. De hecho, dentro de los portátiles acorazados y ultraligeros que recurren a un aspecto más o menos convencional, sólo podrían comparársele otros equipos de la misma firma como los Panasonic Toughbook CF-T8 y CF-W8. Esto incluye ya de por sí toda una serie de virtudes difíciles de encontrar en otro equipo. Dentro de un grupo tan extremadamente pequeño de competidores, tenemos que avalar positivamente la opción de WIndows XP, así como la presencia de una pantalla de 14 pulgadas en un portátil que mantiene un peso muy ligero y una autonomía satisfactoria.

Se puede mejorar

Teniendo en cuenta el precio anunciado en un principio, que rondaba los 2.400 euros, casi duele que el Panasonic Toughbook CF-F8 no traiga algo tan simple como una cámara web integrada y dos elementos tan útiles para el profesional como un módulo HSDPA integrado (se puede adquirir por un extra) y un lector de tarjetas huellas dactilares (en teoría, sí que estará disponible en futuros modelos). Especialmente este último, teniendo en cuenta que estamos ante un equipo que busca, ante todo, la seguridad. Y el problema es que, al menos en España, el precio se ha disparado más de 500 euros por encima de lo previsto (¿tendrá la crisis económica algo que ver?).

Aparte de esto, podríamos hacerle a Panasonic una pequeña sugerencia. Por peso y diseño, es cierto que llevar este Toughbook a modo de maletín es muy cómodo y apetecible. Pero si no recurrimos a una funda, llevaremos los puertos USB, la salida VGA y el resto de conectores al aire, lo que inspira poca confianza en las situaciones arriesgadas para las que está preparado el portátil. Para un futuro, no le vendría mal tomar prestado un elemento de otra familia de portátiles aún más cara como los ordenadores-bolso Tulip Ego: esas tapas deslizantes para ocultar las conexiones cuando no tengamos que usarlas.

Ficha técnica

Pantalla 14,1” TFT LCD WXGA (1280 x 800 píxeles)
16 millones de colores
Anti-reflejos
Peso y dimensiones 326 x 521 x 25,1/48,5 mm
1,66 Kg
Procesador Intel Core 2 Duo SP9300 a 2,26 GHz
Caché de nivel 2, 6 MB
Bus frontal 1066 MHz
Memoria RAM 3 GB DDR2 533 MHz
Disco Duro 160 GB (SATA a 5400 rpm)
Sistema Operativo Windows XP Professional
32 bits
Unidad óptica
Lector-grabador de DVD
Sin bandeja ni unidad de arrastre
Controles Teclado QWERTY
Touchpad circular con scroll vertical y dos botones
Botón de apertura
Palanca encendido/apagado
Palanca activación/desactivación de Wi-Fi y Bluetooth
Palanca activación/desactivación/apertura lector-grabador de DVD
Conectividad 3 puertos USB 2.0
Lector de tarjetas de memoria SD/SDHC
Salida de auriculares y altavoces
Entrada de micrófono
Puerto Ethernet
Entrada de línea telefónica
Salida VGA
Ranura Express Card
Puerto de expansión
Sin cables: WiFi (802.11a/b/g/n) y Bluetooth 2.0 EDR
Tarjeta gráfica Intel GS45 integrada
Cámara web
Ninguna
Audio Micrófono y altavoces (Altec Lansing) integrados
Sonido de 24 bits Intel High Definition Audio
Autonomia Máximo: 6 horas
Con Wireless desactivado, brillo al 100% y reproduciendo vídeo: 3 horas
Con Wireless activado, brillo al 100% y navegando por páginas web: 4 horas
Precio 3.064 euros
+ info Panasonic
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...