google-nexus-one-004La brevedad de la autonomía de un móvil es un gran inconveniente para la mayoría de usuarios. El HTC Nexus One en principio no debería tener problemas, dado el bajo consumo de su pantalla AMOLED y su batería con capacidad de 1.400 miliamperios. Sin embargo, para quienes no resulte suficiente, la firma Seidio ha diseñado una batería secundaria específica para Nexus One de 3.200 mAh.

La principal desventaja es que se aumenta el grosor del teléfono, puesto que se acopla al exterior. Para muchos no obstante valdrá la pena. Existe otra versión de 1.600 mAh, pero no compensa en comparación con su “hermana mayor”.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp


Nexus-one-batería-seidio-2

En cualquier caso, la diferencia que añade en mílimetros es de seis. Tampoco le hará abultar demasiado. Según el fabricante, con su producto duplica la cantidad de tiempo que aguanta el Nexus One sin necesidad de recarga. Pero, ¡atención!. Como todo, tiene truco. La autonomía está sujeta tanto al uso como a la configuración que cada usuario elija para su terminal, por lo que es posible que la durabilidad real sea menor a la indicada. Por mucho que la compañía se precie de que las células son de alta calidad. En cuanto al diseño, procura mimetizarse con el del teléfono de Google. Viene con una cubierta de color negro está revestida por un material de tacto suave. Se adapta a las formas del dispositivo de forma que no crea efecto “joroba” y no resulta incómodo.  Es posible adquirir la batería en la propia web de Seidio y su precio es de 70 dólares, unos 51,3 euros al cambio actual. A los que deben añadirse los gastos de envío desde Estados Unidos.

Lástima que el resto de cuestiones del Nexus One no puedan solucionarse con idéntica facilidad. Por lo que sabemos, continúan los problemas de accesibilidad a redes 3G, que no llegaron a resolverse a pesar de la actualización habilitada el pasado mes de febrero. También está pendiente arreglar un fallo en el Kernel, o núcleo, del terminal que hace que tenga menos memoria útil de la anunciada. A los que hay que sumar que la oficina de patentes haya vetado a Google el empleo de la denominación Nexus. Un cúmulo de catastróficas desdichas que han conseguido que algunos analistas afirmen que el número de unidades que se distribuirán serán menos de un tercio de las previstas. No obstante, habrá que esperar a observar el comportamiento en otros mercados. En España, por ejemplo, el terminal de Google aún no ha salido a la venta y se desconoce en qué fecha exacta lo hará.